La socialité ha dicho que este embarazo es mucho más grande que el anterior. | Fuente: Instagram

Kim Kardashian está siendo muy honesta sobre las dificultades de su embarazo. “No creo que yo y el embarazo estemos de acuerdo mutuamente. Fue difícil para mí quedar embarazada así que me siento bendecida por estarlo y, al final del día, lo vale un millón de veces”, declaró la estrella de Keeping Up With the Kardashians, mientras promovía la nueva temporada del show.

Sin embargo, Kim aclaró, “No me quejo. Sólo estoy siendo honesta al respecto, y, siendo honesta, pues lo odio. El embarazo no es para mí. He escuchado historias sobre cuán asombroso es el embarazo, como ha ocurrido con mi mamá y Kourtney, pero simplemente no es mi caso y no voy a sentarme aquí y actuar como si fuera una experiencia fabulosa. Es terrible”.

Kim no se preocupa mucho por ganar mucho peso. De hecho, el otro día confesó que ha engordado 23 kilos, y todavía le falta un mes más para dar a luz. “Es mi realidad y siempre he sido muy honesta”, reveló. “La última vez engordé 20 y di a luz en esta época. Así que tengo 23 kilos y todavía me faltan seis semanas, así que estoy nerviosa pero disfrutándolo. He comenzado a comer lo que quiero, mi juego de rebote es intenso. Disfruto el proceso, el reto de regresar a mi peso así que no me preocupa mucho el después”.

Kim no está sorprendida de engordar más esta vez. “Mi bebé es mucho más grande esta vez. Es un cambio distinto de peso. Cada embarazo es distinto y llevo el peso de forma distinta, pero no temo decir lo que pienso o cómo me siento sobre el embarazo. Es lo que todas pasamos, así que ¿Por qué no compartir mi historia?”, comentó.