AFP

Taylor Swift y la actriz Hailee Steinfeld pasaron un rato bochornoso al retirarse de un restaurante en California luego de que el personal les dijera que no había mesa para ellas.

Las celebridades llegaron a Gjelina (restaurante de comida italiana) y pidieron a los encargados de la administración del lugar que las acomodaran porque no tenían reserva.

Después de un rato, el capitán de meseros se acercó a las artistas y les comentó que no podían acomodarlas sin reserva ya que el establecimiento estaba completamente copado.

Las jóvenes, sin pensarlo dos veces, salieron inmediatamente del local abordando un vehículo que pasó a recogerlas.