Accidentes, suicidos y asesinatos han sido las principales causas de los fallecimientos de grandes personajes que se encontraban en el auge de sus carreras.

El chico malo de Hollywood, James Dean, falleció cuando su Porshe impactó contra el Ford de otro conductor. Se incrustó contra el Ford por la izquierda y se rompió el cuello en el choque, perdiendo la vida instantáneamente.

Un caso reciente es el del actor Heath Ledger quien falleció a los 28 años de edad, tras una sobredosis accidental de medicamentos recetados.