Mario Hart le agradeció a Dios y a dos colegas por salvarle la vida durante su participación en el rally Caminos del Inca.

“Ha sido el susto más grande de mi vida. Por suerte mis colegas Helbert Erquinigo y Carlos Fernández me auxiliaron y evitaron que cayéramos a un abismo de no menos de cien metros”, dijo Hart tras superar el incidente.

Aunque el piloto había logrado superar las dificultades en el tramo Huancayo y Ayacucho, un nuevo inconveniente se presentó ayer pues Hart y su navegante Ricardo Dasso sufrieron un despiste y su vehículo quedó colgado al borde de un precipicio.

“No te muevas. No hagas nada,” le decía su navegante Ricardo Dasso, mientras el carro se tambaleaba.

“Fue cuando llegaron los pilotos Helbert Erquinigo y Carlos Fernández. Se bajaron de sus autos y lograron jalarnos y nos pusieron nuevamente en la pista. Nunca olvidaré el gesto que ambos tuvieron con nosotros. Fue terrible y sentí que llegaba el fin”, declaró Hart.

Tras ese terrorífico momento se reincorporaron a la competencia y lograron llegar al Cusco siendo nuevamente primeros de su clase.

El piloto compartió con sus seguidores un video del preciso momento en el que su carro se despista y queda al borde del precipicio.