Bayern Munich ganó 3 a 2  al Barcelona y no le alcanzó para meterse en la final de Champions League, ya que en la ida los españoles vencieron con un amplio 3 a 0. Josep Guardiola será el blanco de críticas en Alemania. 

Al final del partido los jugadores suelen intercambiar saludos, entre los que los entrenadores también aprovecharon para saludarse. 

Luis Enrique y Josep Guardiola se saludaron y se dieron un gran abrazo, se olvidaron de la rivalidad y afianzaron su gran amista. El ‘Pep’ aprovechó para desearle suerte  su colega, entre otras cosas que le dijo en un corto tiempo. 

Barcelona es el primer finalista de la Champions League y espera a su rival de la otra semifinal entre Real Madrid y Juventus que definirán la serie el miércoles 13.