Arjen Robben fue a consolar a su hijo tras perder en penales con Argentina

El astro holandés perdió como los grandes y al término de la tanda de penales fue a consolar a su hijo en las tribunas.
Captura ATV

Holanda le dijo adiós al sueño de la Copa del Mundo tras caer por 4-2 en penales ante Argentina y esto también marcó el fin de la gran meta de Arjen Robben: ser campeón en Brasil 2014.

Tras la tanda y con el festejo de Argentina, Robben fue de inmediato a las tribunas y consoló a su hijo, que lloraba desconsolado en los brazos de su madre tras no poder ver a su papá levantar la Copa del Mundo.

Holanda perdió una ocasión más de llegar a la final y conseguir su primera estrella, ahora deberá pelear por la medalla de bronce ante Brasil.