AFP

El Atlético de Madrid, defensor del título, decepcionó este sábado ante el Celta (2-2) en el estadio Vicente Calderón.

El conjunto de Diego Pablo Simeone, que se presentaba en esta cuarta jornada de Liga española tras caer en Atenas ante el Olympiacos en el estreno de Champions League, no pudo con un Celta valiente pero que tuvo en su portero, Sergio, a su mejor jugador.

Al Atlético le volvieron a penalizar sus errores atrás. Los aprovecharon el argentino Pablo Hernández (con un remate espectacular) y Nolito, al transformar un penalti involuntario que cometió el uruguayo Diego Godín.

Había sido el charrúa el que había culminado la remontada iniciada por el brasileño Miranda. Los dos centrales, de nuevo a balón parado, habían protagonizado la reacción rojiblanca ante un Celta que, tras igualar, sufrió para mantener el punto ante el tremendo acoso de los atléticos.