Atlético de Madrid no pierde el paso y vence 3-1 a un discreto Rayo Vallecano

El equipo del "Cholo" Simeone volvió a hacer gala de un gran fútbol y venció 3-1 al Rayo. Mención aparte para la actuación de Antoine Griezmann.
EFE

La definición y los goles del francés Antoine Griezman solucionaron una victoria práctica del Atlético de Madrid, al que le bastó, primero, con aprovechar las concesiones defensivas del Rayo para encarrilar el partido en 22 minutos y con un segundo tiempo serio, después, para sentenciar el encuentro.

No pasó apuros reales el conjunto rojiblanco ni con el 2-1 de Roberto Trashorras, superada la media hora, y respondió después del descanso con el 3-1 y unas cuantas dosis de convicción, ambición y firmeza defensiva, hoy liderada por un insuperable Joao Miranda, para cerrar un triunfo dirigido por el talento de Griezmann.

Tres goles en 34 minutos y poco más, un cabezazo alto de Manucho, un lanzamiento de falta de Kakuta salvado por Mandzukic y algún amago y jugadas de estrategia del Atlético, en un primer tiempo con más goles que fútbol, con el equipo rojiblanco enredado por momentos en el sistema de ayudas y acumulación de futbolistas del Rayo, sobre todo por la derecha, el perfil más incontestable del bloque local.

El Atlético terminó la primera parte con algunas dudas, porque el Rayo ya merodeaba por los alrededores de su área, entre un centro del campo rojiblanco al ralentí, pero rearmó su determinación de vuelta del vestuario, con unas cuantas ocasiones y, aún más, con el 3-1 (m. 56) en propia puerta de Manucho tras un córner de Griezmann.

El equipo visitante buscó la reacción, inquietó algún momento a Moyá, Fernando Torres entró por Manzdukic y Raúl García por Arda, pero el partido ya no tenía historia desde el 3-1. Ya estaba resuelto antes por Griezmann, que trazó una jugada sensacional culminada contra el poste para rubricar una actuación decisiva.

EFE