El polaco Robert Lewandowski y un penal transformado por el holandés Arjen Robben evitaron el primer tropiezo en la Bundesliga del Bayern Munich y la derrota en el clásico de los últimos tiempos contra el Borussia Dortmund.

El cuadro de Jurgen Klopp, que llegó a Múnich con cuatro derrotas seguidas a sus espaldas y amenazado por los puestos de descenso, no le perdió la cara al choque en ningún momento. Al contrario, dominó la situación durante 72 minutos y metió el miedo en el cuerpo al vigente campeón y líder en Alemania.

El gol de Marco Reus a pase de Pierre-Emerick a la media hora cambió el panorama del choque. El conjunto de Pep Guardiola se abalanzó sobre la meta de Roman Weidenfeller. Pero ni Robben, ni Frank Ribey ni Lewandowski conseguían atemorizar al Dortmund, que se manejó en la situación que más le gusta y que ejecutó peligrosos contraataques que pudieron sentenciar el partido.

Todo cambió en el minuto 72, cuando Robert Lewandowski no tuvo piedad de su exequipo y logró el empate.

El cuadro visitante se desorientó mientras el Bayern mantuvo su acoso. Un error defensivo llevó el balón a los pies de Ribery, que encaró a Weindenfeller y fue derribado dentro del área.

Robben no desperdició la ocasión y marcó el segundo, que supuso el triunfo del campeón.

Claudio Pizarro hizo su ingreso en reemplazo de Thomas Müller a los 80".