Carlos Tévez acepta multa del Manchester City por negarse a jugar

Atacante argentino no recurrirá la sanción impuesta por su club tras el incidente que protagonizó en un duelo de Liga de Campeones ante Bayern Munich.

Carlos Tévez no recurrirá la sanción que le impuso a Manchester City por negarse a jugar un partido de Liga de Campeones y aceptará la multa de dos semanas sin sueldo, aseguran medios británicos.

El club impuso inicialmente una sanción de cuatro semanas al internacional argentino, que desobedeció al técnico Roberto Mancini y se negó a salir del banquillo en un choque europeo, pero más tarde se vio forzado a reducir la multa a la mitad debido a la oposición de la Asociación de Futbolistas Profesionales inglesa.

El delantero, de 27 años, sostuvo desde el primer momento que la situación fue un "malentendido" y que nunca desobedeció a su entrenador.

Ahora, tras la investigación que llevó a cabo su club durante un mes, ha decidido aceptar la sanción, que le supondrá un cargo de medio millón de libras (unos 575.000 euros).

Manchester City acusó al jugador argentino de haber incumplido cinco obligaciones contractuales durante el partido que enfrentó a los "citizens" y al Bayern de Múnich el pasado 27 de septiembre.

Según la versión del club, a falta de 35 minutos para concluir el partido, cuando el City iba perdiendo por 2-0, Mancini ordenó a Tévez que calentara para salir al campo, a lo que el argentino se habría negado.

Carlos Tévez no ha vuelto a ser convocado con el resto de la plantilla del Manchester City desde aquel encuentro, cuando el técnico italiano aseguró que el jugador estaba "acabado" en su equipo.

Mancini rebajó el tono de sus declaraciones sobre el jugador hace algunas semanas y llegó a sugerir que podría volver al equipo si pedía perdón por su comportamiento, a lo que el argentino también se negó.

Después de que este verano fracasaran las negociaciones para traspasar al delantero a equipos como el Inter de Milán y el brasileño Corinthians, el jugador podría estudiar opciones para abandonar Manchester en el mercado de invierno.

EFE