Revive la volteada de Real Madrid 3-1 ante Barcelona en el clásico español

Con goles de Cristiano Ronaldo, Pepe y Benzema, el cuadro merengue se llevó los tres puntos en el Santiago Bernabéu el 25 de octubre, uno de los mejores partidos del año que hoy recordamos.

Real Madrid venció 3-1 al Barcelona en el estadio Santiago Bernabéuy se sitúa a un punto de los azulgranas, que continúan como líderes de la liga española, con 22 puntos.

Barcelona se adelantó en el marcador con un tanto del brasileño Neymar en el minuto 4 y Cristiano Ronaldo empató de penal a los 35", gol que terminó con la imbatibilidad del Barcelona y del chileno Claudio Bravo en la liga.

El portugués Pepe y el francés Benzema dieron la vuelta al clásico tras marcar para el Real Madrid el 2-1 y 3-1, respectivamente, en los minutos 50 y 60.

Los protagonistas fueron, inicialmente, Luis Suárez y Neymar y después el bloque del italiano Carlo Ancelotti, cuya fe en el conjunto, amparada en una parada milagrosa de Iker Casillas a Messi y en su acierto en ataque, le ofreció créditos de gran valor.

Así la Liga se aprieta. El Real Madrid, que tantas dudas ofreció de nuevo en el inicio de campaña, prolongó su estado de gracia y demostró que, cuanto menos, a estas alturas de curso está ligeramente por encima del líder Barcelona en cuanto a estado de forma.

La Previa

El Santiago Bernabéu exhibe al mundo el mejor clásico, un espectáculo repleto de estrellas con Real Madrid y Barcelona exhibiendo un buen puñado de los mejores futbolistas del mundo, en un duelo que mide el verdadero nivel de la remontada madridista y que deja a los azulgranas la posibilidad de asestar un duro golpe si amplía a siete puntos la distancia.

La novena jornada de la liga española deja el que, posiblemente, es a día de hoy el mejor partido del mundo. Ningún equipo que no sea Real Madrid y Barcelona reúne a jugadores considerados entre los mejores en cada demarcación, especialmente en un centro del campo y una delantera que marcan sus estilos y deciden duelos.

Toni Kroos, Luka Modric, Isco Alarcón y James Rodríguez como "pócima" para quitar por primera vez el balón a los Iván Rakitic, Sergio Busquets, Andrés Iniesta y quién sabe si la presencia del "maestro" Xavi Hernández. Los momentos dulces de Cristiano Ronaldo y Karim Benzema para imponerse en pegada a la nueva versión de Lionel Messi y el goleador Neymar, con el aliciente del regreso de Luis Suárez en el momento preciso. El clásico tiene todos los ingredientes para garantizar el espectáculo.

A él llega lanzado un Real Madrid en el que se ha cumplido nuevamente la petición de Carlo Ancelotti. Pidió "tiempo", como la pasada temporada, para reajustar un equipo que perdía jugadores tan importantes como Xabi Alonso y Ángel Di María. Y tras las duras derrotas ante Real Sociedad y Atlético de Madrid, los resultados le dan la razón. Ocho victorias consecutivas dan forma a la carta de presentación al clásico. Con jugadores que han entendido que su aportación defensiva era clave para el equilibrio. James e Isco se perfilan titulares por su gran esfuerzo en el cambio manteniendo además intactas sus cualidades.

La baja de Gareth Bale modifica el estilo. El Real Madrid será menos vertical y directo, ganará con Isco posesión y precisión en el juego. En Anfield demostró que va pareja a la velocidad en el toque y la pegada. Extenderlo ante el Barcelona es el objetivo. Con todo tan claro en la víspera que Ancelotti deja caer una "sorpresa" en su once. Es complicado adivinar cuál sería y solo la entrada de un centrocampista destructivo, Sami Khedira, para la lucha en la medular, podría sorprender. Sería una apuesta que se aleja de la valentía en estos partidos que va en el libro de ruta del italiano.

Se enfrenta el mejor ataque contra la mejor defensa. Los 30 goles a favor del Real Madrid con Cristiano marcando un nuevo registro para la historia con quince tantos en ocho jornadas (de las que ha disputado siete), ante una defensa insuperable, la del Barcelona, y un portero que también supera récords como Claudio Bravo. Ni un solo gol en el inicio liguero de temporada. Llega su gran examen en el Santiago Bernabéu.

A diferencia de otros años, en los que el equipo catalán estaba cantado, en esta ocasión existen muchas dudas en algunas posiciones. La principal, la alineación del uruguayo Luis Suárez, hecho que de producirse podría ser un mensaje claro el que enviará Luis Enrique a los suyos.

Para muchos barcelonistas, a pesar de que lleva cuatro meses sin disputar un partido oficial, Luis Suárez debería salir en el equipo titular junto a Messi y Neymar, en el 4-3-3 o en un 4-4-2. Esta es la gran incógnita de los azulgranas en ataque, mientras que en el centro del campo, donde el Barça se deberá batir a un rival que en esta ocasión sí que le podría discutir el balón, vuelve a aparecer la opción de Xavi, un clásico inamovible que ahora es más prescindible para Luis Enrique.

El entrenador azulgrana está pendiente de poder contar con Sergio Busquets, de baja en el choque contra el Ajax, pero todo apunta a que estará en Madrid. Recuperado el mediocentro, es de esperar que Iniesta juegue a la izquierda y que Rakitic lo haga a la derecha, a no ser que el entrenador tenga otros planes con Xavi.

Si Busquets entra en la alineación, Mascherano saltará del mediocentro, donde jugó contra el Ajax, presentándose como una baza para la dupla de centrales, donde todo apunta a que Gerard Piqué será un fijo, aunque la trayectoria del catalán esta temporada, en la que no es un indiscutible de Luis Enrique, le podría restar protagonismo, quizá en parte porque en tres ocasiones frente al Ajax errores del central barcelonés estuvieron a punto de convertirse en gol.

Así, mientras el chileno Claudio Bravo tendrá la ocasión de dejar por novena jornada seguida su puerta a cero -el Barcelona sigue invicto e imbatido con el meta sudamericano en la Liga-, delante tendrá una pareja de centrales que podría ser una sorpresa, ya que Mathieu volverá a ser una opción clara.