Burbuja inmobiliaria cambia tradiciones ancestrales en parejas chinas

En enero pasado el precio de la vivienda se incrementó 30% más al del 2009. Recién casados comienzan su vida marital en pisos alquilados, algo poco impensable en la mentalidad china.
Foto: EFE
El elevado precio que la vivienda está adquiriendo en China, especialmente en grandes ciudades como Pekín y Shanghái, está cambiando una costumbre muy arraigada en el país asiático: que los novios "entreguen" a sus amadas una casa antes de contraer matrimonio.

Desde tiempos inmemoriales, es tradición que en China el marido aporte la casa en el matrimonio, una costumbre que nació cuando las mujeres no estaban integradas en el mercado laboral pero que ha pervivido en la sociedad moderna del país asiático.

Muchos han sido los novios chinos que han perdido a sus prometidas por la única razón de que no podían pagar esa casa que ellas, y sus padres, le exigían a cambio de su mano.

"Mi novio no tiene mucho dinero, se lo he contado a mis padres y ellos están bastante descontentos. Ellos no piensan ayudarle a comprar una casa", cuenta a Efe con preocupación Zhao Fangfang, de 27 años, periodista en una revista de moda de Pekín.

Zhang, una estudiante de español de 26 años, piensa lo mismo, y por eso el primer refrán castellano que se ha aprendido en las clases del Instituto Cervantes es el de "Quien se casa, casa quiere". Casa comprada por el marido, claro está.

Todas estas ideas, a modo de compensaciones procedentes de épocas en las que la familia de la novia tenía que pagar grandes dotes a la del marido y "perdía" un miembro de la familia con la boda (la mujer iba a vivir a la casa de los padres de él), se tambalean en los últimos años, a medida que los precios de las casas se acercan a niveles estratosféricos.

En enero de 2010, el precio de la vivienda en las grandes urbes chinas era un 30 por ciento mayor que un año antes, y en el núcleo urbano de Pekín, el metro cuadrado ya se cotiza a no menos de 30.000 yuanes por metro cuadrado, un precio equiparable al de países como España, pese al menor poder adquisitivo de los chinos.

Muchos recién casados comienzan su vida marital en pisos alquilados, algo que hasta hace poco era impensable en la mentalidad china (para la que la propiedad de la tierra es algo muy importante) y cuando empiezan a comprar, no dudan en que tanto el hombre como la mujer han de aportar.

"Compré mi casa junto a mi marido, y nuestros padres estuvieron de acuerdo con que fuera así", destaca por ejemplo Zhou Fengyan, dueña de una pequeña empresa familiar.

Gou Linjie, estudiante de 22 años, también opina que deberá pagar junto a su novio la futura casa, aunque en ella pervive aún la idea de que hay que tener vivienda propia si se quiere contraer matrimonio. "Sólo cuando la tengamos podemos pensar en la boda", indica.

"La felicidad no tiene relación con la vivienda, pero una vivienda da mayor sensación de estabilidad", concluye al respecto Yang, también periodista y con 33 años: "Para las chicas jóvenes no es muy importante, pero con más de 30 años es indispensable", defiende.

El cambio de mentalidad también se refleja en las encuestas, según las cuales un 18 por ciento de madres de hijas permitirían que éstas se casaran con maridos sin vivienda, cuando hace unos años muy pocas estarían dispuestas a ello.

EFE