Buscando la verdad encontraremos siempre la felicidad

Respeta la verdad, procura ayudar al prójimo, perdona al que se ha equivocado; pero no hagas campaña por la mentira, eso hace daño a la sociedad, a tu alma y a la familia.
Grupo RPP

El arzobispo de Lima mencionó la importancia de tener la valentía para decir siempre la verdad y no formar parte de ese mundo de agravios e insultos que impera hoy en día.

“Acércate a esa verdad que es la confesión, acércate a esa verdad que duele, procura ser más honesto, sólo así ganamos todos. Con la verdad nadie pierde. Esta misión de la Iglesia  requiere de nosotros un coraje especial”, reflexionó.

“Dejémonos de peleas tontas. Busquemos la verdad, busquemos la luz y verás cómo en ese amor a la verdad encontraremos siempre la felicidad personal”, continuó.

Comentó también que actualmente decir la verdad cuesta mucho y existe una murmuración o una campaña planeada para desacreditar la dignidad de una persona. Por eso, enfatizo en decir que la educación en la verdad debe ser un constante en la sociedad de hoy.

“Los niños desde pequeños deben ser educados no solo en respetar sino en amar la verdad, en buscarla y en cuidarla.  Eso quiere decir respetar la honra, la dignidad y no dar falso testimonio ni hacer leña del árbol caído ni negociar con la mentira”, señaló.

En otro momento, el Cardenal Cipriani recordó la fiesta vivida el pasado 30 de agosto por la Solemnidad de Santa Rosa de Lima y manifestó que estos son los signos de la fe católica de nuestro pueblo que son trascendentes porque Cristo sigue vivo en cada uno de nosotros.

“El día 30 veía que era una fiesta de la familia, papás con sus niños, todos con la ilusión de dejar sus deseos en el pozo de Santa Rosa. Así también a lo largo y ancho del país hay signos visibles: la cruz, el santuario, una imagen de la virgen; hay señales de esa huella de la fe católica en la geografía territorial y en la geografía del alma”, mencionó.

“Nosotros veneramos a los santos por ser intercesores que nos ayudan a ponernos delante de Dios. Gracias a ellos podemos hacer visible con alegría, justicia, paz y serenidad, la realidad de que hay una eternidad. Estos son los signos, presencia visible de algo invisible”, prosiguió.

Finalmente, exhortó a todos los peruanos a colaborar con la Teletón por ser una expresión de amor y generosidad al prójimo más necesitado.

“Qué bonito ver que en una sociedad donde se discute sobre las leyes, los sueldos, las huelgas, se haga un espacio para reunir a la gente para ayudar a la tarea maravillosa de atender la salud de la gente más necesitada. Es una llamada al corazón para que ayuden y colaboren. Con la ayuda de todos se hacen muchas cosas en el mundo”, animó.