Clinton presenta plan para reformar financiación de campañas electorales

La aspirante demócrata a la Presidencia estadounidense pretende anular la decisión del Tribunal Supremo que abrió la puerta a las contribuciones ilimitadas de los empresarios en las campañas electorales.
EFE

La aspirante demócrata a la Presidencia estadounidense Hillary Clinton presentó un plan para reformar la financiación de las campañas electorales, que busca "frenar la enorme influencia" del dinero en la política e incentivar las donaciones pequeñas frente a las multimillonarias.

"Tenemos que poner fin a la avalancha de dinero inexplicable y secreto que está distorsionando nuestras elecciones, corrompiendo nuestro sistema político y ahogando las voces de demasiados estadounidenses", señaló la exsecretaria de Estado en un comunicado divulgado por su campaña.

Una de las propuestas fundamentales del plan de Clinton es anular la decisión de 2010 del Tribunal Supremo que abrió la puerta a las contribuciones ilimitadas de los empresarios en las campañas electorales, en el caso conocido como "Citizens United contra la Comisión Federal Electoral (FEC)".

Además, el año pasado el Supremo anuló los límites a la suma de contribuciones que un individuo puede aportar a candidatos, partidos y comités de acción política durante un ciclo electoral, lo que también ha contribuido a aumentar la influencia de los donantes más ricos en las campañas.

Por ello, Clinton propone que, si llega a la Casa Blanca, nombrará a jueces para el Supremo "que valoren el derecho al voto sobre el derecho de los multimillonarios a comprar elecciones".

Además, la candidata promete impulsar una enmienda constitucional que permita medidas "de sentido común" para proteger a las campañas electorales "contra la influencia indebida de intereses especiales".

El plan de Clinton incluye también una propuesta para elaborar una ley federal que exija la divulgación pública "del gasto político significativo".

Desde la sentencia de 2010 del Supremo, los llamados comités de acción política (Super-PAC), que funcionan de forma independiente a las campañas, han ganado relevancia e influencia por su capacidad para recaudar millones de dólares en apoyo a un determinado candidato.

El senador Bernie Sanders, rival de Clinton en las primarias demócratas, ha rechazado financiar su campaña a través de un Super-PAC y se nutre sobre todo de pequeñas donaciones.

Otros candidatos a la Casa Blanca, desde el demócrata Martin O'Malley, exgobernador de Maryland, al senador republicano Rand Paul, también se han declarado a favor de una reforma de la financiación electoral.

Precisamente mañana el profesor de Harvard Lawrence Lessig prevé hacer oficial su entrada en la contienda demócrata por la Casa Blanca, con el único objetivo de aprobar una reforma de la financiación de las campañas políticas.

Lessig quiere impulsar con su campaña una propuesta llamada "Ley de Igualdad Ciudadana de 2017", un conjunto de reformas que garantizaría la libertad de votar al crear un registro automático, cambiaría el sistema de distribución de distritos para el Congreso y establecería una financiación basada en fondos públicos y pequeñas donaciones.

EFE

 

TE PUEDE INTERESAR:

La liberación de Kim Davis coincide con una marcha de protesta, convocada por grupos de presión cristianos conservadores y a la que asisten precandidatos presidenciales republicanos.

Posted by RPP Noticias on Martes, 8 de septiembre de 2015