A medida que la clase política del país no encuentra la “fórmula” para resolver el incremento persistente y acelerado de la violencia, aquella se expande incluso a niveles inimaginables.

Esta vez se registró en la cuadra cuatro del jirón Edgardo Rebagliati, en el distrito limeño de Jesús María, cuando una unidad de la empresa de la Línea 41 colisionó contra otra de la Línea 48 y rompió su espejo retrovisor.

El incidente causó que la esposa del conductor de este último descienda del bus y exija al cobrador de la otra unidad la suma de tres soles para poder comprar otro accesorio.

“El cobrador le metió una cachetada (por el reclamo)”, cuenta Celso Garay, conductor del bus afectado, a través de RPP Noticias.

Posteriormente, cuenta, el sujeto identificado como Jean Paniagua Huamán cogió el espejo siniestrado y "lo “reventó en el rostro de Karen Olivares, quien se desmayó en la vía pública después del fuerte impacto.

Debido a los graves cortes que sufrió, la víctima fue trasladada de inmediato al hospital Edgardo Rebagliati, establecimiento situado a pocos metros donde se produjo el ominoso hecho.

En tanto, el cobrador fue conducido a la comisaría del distrito para las investigaciones correspondientes.