Ecuador analiza agua de ríos de Brasil, Colombia y Perú

Por derrame de petróleo ocurrido el pasado 31 de mayo. Las pruebas permitirán establecer planes de limpieza en las zonas afectadas.
Minam

Un grupo de expertos del Ministerio del Ambiente de Ecuador recogió muestras de agua de ríos de Brasil, Colombia y Perú, para analizarlas y determinar si dichos cauces fluviales resultaron contaminados tras un derrame de 11 mil 480 barriles de petróleo registrado en su selva amazónica por la rotura de un oleoducto, el pasado 31 de mayo.

Una comisión interinstitucional cumplió una misión para "evaluar la afectación producida por la mancha de petróleo", sobrevolando en helicóptero los ríos Napo (que avanza hasta Perú) y Amazonas (que por Brasil desemboca en el Atlántico). También evaluaron afluentes en las localidades de Iquitos (Perú), Leticia (Colombia) y Tabatinga (Brasil).

Las muestras recogidas serán analizadas en centros de investigación científica, cuyo informe permitirá a la empresa "Oil Spill Response", contratada por Petroecuador para limpiar las zonas afectadas, “determinar los procedimientos y equipos que necesitará para la descontaminación”.

La estatal petrolera agregó que las pruebas también determinarán los planes de remediación que la firma extranjera realizará en las zonas afectadas. Hasta la fecha, la empresa anticipó que el sector más afectado es el sur del río Coca, en la provincia amazónica de Francisco de Orellana (este), que se conecta con el Napo.

El pasado 31 de mayo, un deslizamiento de tierra en el sector de El Reventador, en la provincia amazónica de Sucumbíos, arrasó con un tramo de tubería del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), provocando el derrame petrolero.

El vertido contaminó inicialmente el Coca, pero la mancha de crudo se extendió hasta la Amazonía peruana. En ese sentido, la Alcaldía de Orellana advirtió a la agencia EFE que la situación es preocupante, pues no ha sido solucionado por completo el suministro de agua potable para la población.

El ayuntamiento reconoció que se trata del tercer derrame de crudo que ha contaminado en los últimos diez años al río Coca, de donde la ciudad se abastece de agua para tratarla y surtir a la población.

Fuente: Telesur