Exmagistrado venezolano vincula a Hugo Chávez con el narcotráfico

Eladio Aponte reconoce que intervino en un caso que comprometía al edecán del presidente venezolano con cargamento de droga por orden de Chávez.

El exmagistrado venezolano Eladio Aponte, destituido del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el mes pasado por su relación con el supuesto narcotraficante Walid Makled, denunció que mientras estuvo en ese órgano recibió llamadas del presidente Hugo Chávez y de otras autoridades del país para manipular casos.

En una entrevista concedida al canal SoiTV de Estados Unidos difundida por medios venezolanos, Aponte dijo que como juez recibió llamadas "desde el presidente para abajo" que le "daban las directrices de acuerdo con el panorama político", al tiempo que aseguró que el vicepresidente Elías Jaua es quien "maneja la Justicia en el país".

Especificó que Chávez le llamaba "directamente" y recordó que fue, "principalmente", para que "condujera de una manera conveniente hacia el Gobierno las investigaciones" de un caso que implicaba a unos paramilitares.

"La orden viene de la Presidencia para abajo. No nos caigamos en dudas, en Venezuela no se da puntada si no lo aprueba el presidente", señaló.

"A mí me pedían los favores y yo los ejecutaba. Y ay del juez que se negara a ejecutarlo", añadió el exmagistrado, quien dijo que el riesgo en caso de desobediencia era el de ser "removido del cargo".

CASO MAGINO.

Aponte asegura que nunca ha favorecido al narcotráfico, pero recuerda que una sola vez tuvo que mediar en el caso del "comandante Magino" -quien habría sido edecán de la madre del presidente Chávez-, detenido en Carora con un cargamento de cocaína procedente de Colombia, que fue guardado en un fuerte del Ejército.

Los altos cargos que lo llamaron para presionarle en el caso de Magino y favorecer la investigación fueron el presidente Chávez; el exministro de la Defensa Raúl Baduel; el actual ministro de Defensa, Henry Rangel Silva; el director de la DIM (División de Inteligencia Militar), Hugo Carvajal, y el almirante Aguirre, del Estado Mayor Presidencial.

El exmagistrado acusa al general Clíver Alcalá Cordones, comandante de la Cuarta División Blindada, como el «zar» de la droga junto al general Néstor Reverol, jefe de la Oficina Nacional Antidrogas, según publica el diario español ABC.

CHÁVEZ DIRIGE LA JUSTICIA VENEZOLANA.

El magistrado aseguró que ha recibido presiones y llamadas desde el ministro venezolano de Defensa, Henry Rangel Silva, hasta la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, o la presidenta del TSJ, Luisa Estella Morales, y acusó al vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, de dirigir la Justicia en el país.

"Los viernes en la mañana hay una reunión en la vicepresidencia ejecutiva del país, donde se reúne el vicepresidente, que es el que maneja la Justicia en Venezuela con la presidenta del TSJ, la fiscal general de la República, el presidente de la Asamblea Nacional", indicó el exjuez.

"De ahí es donde sale la directriz de lo que va a ser la Justicia. O sea, salen las líneas conductoras de la Justicia en Venezuela", apuntó.

Aponte fue destituido en la Asamblea Nacional venezolana con el voto unánime de oficialistas y opositores por su amistad con Makled, a quien le expidió un carné como miembro de la Fiscalía General Militar de la República.

El exmagistrado reconoció en la entrevista conocer a Makled, aunque dijo que no recuerda si firmó para el presunto narcotraficante unas credenciales que le identificaban como su asistente cuando ejerció como fiscal general militar de la República.

El letrado, que llegó el martes a Estados Unidos desde Costa Rica tras entrevistarse con autoridades del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), dijo que estaría dispuesto a colaborar con organismos como este "si es para aclarar la justicia y lavar mi nombre".

En materia de narcotráfico, acusó al general Clíver Alcalá, de la Cuarta División Blindada del Ejército, y al director de la Oficina Nacional Antidroga (ONA), Néstor Reverol, de estar involucrados en esta actividad ilícita.

"Sé lo que me espera... y lo que me espera no es nada bueno", dijo.

Makled fue extraditado desde Colombia en mayo del año pasado y en este momento su caso se encuentra en fase de juicio oral en un tribunal de Caracas que le juzga por tráfico de drogas, legitimación de capitales, asociación para delinquir y asesinato.

Con información de EFE