El barco Saint Thomas Aquinas proveniente de Surigao, al sur del archipiélago, se dirigía a Cebú.

El buque MV Sulpicio Express colisionó con el barco MV Saint Thomas Aquinas, produciendo que este último se hundiera diez minutos después.

Según las autoridades, el accidente entre ambos navíos fue el día viernes en la noche.

Luis Tuason, vicecomandante de la Guardia Costera, indicó que posiblemente los desaparecidos estén atrapados en el barco hundido a unos 30 metros de profundidas.