Minsa investigará sobre negligencia médica que perjudicó a bebé

La recién nacida sufrió la amputación de su mano y parte de su brazo izquierdo por una negligencia médica en un hospital de EsSalud de Ate Vitarte.
RPP referencial

El Ministerio de Salud se hará cargo del tratamiento y rehabilitación, así como de garantizar la investigación al personal de salud responsable de haber causado una quemadura química a una recién nacida que derivó en gangrena y posterior amputación de su mano izquierda.

El jefe del Instituto de Gestión de Servicios de Salud, Oscar Ugarte, informó que por el caso de la menor registrada como RN -  Díaz Sánchez en el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) ya existe un proceso de investigación en marcha y que se sancionará al personal implicado cuando se le identifique.

"No podemos adelantar opinión. Tomaremos las decisiones que correspondan. Con toda seguridad anunciaremos en los próximos días las medidas que tomaremos. Seguramente habrá medidas de suspensión preventiva que pueden ser apeladas por el personal, pero vamos a garantizar que no haya borrón y cuenta nueva", remarcó.

El funcionario manifestó que el Minsa no solo se hará cargo del tratamiento e investigación de los hechos sino que asumirá la responsabilidad de la salud de la menor de aquí para adelante, pues la pequeña necesitará de un plan de rehabilitación permanente.

"Los especialistas han dicho que a partir de los tres años se le debe colocar una prótesis que debe cambiarse conforme vaya creciendo. El Minsa asume a partir de ahora la protección de la bebita", comentó.

Sobre la indemnización de 2 millones de soles que están solicitando los padres de la menor, Carlos Díaz e Inés Sánchez, Ugarte Ubillúz dijo que ellos tienen derecho a hacer esa solicitud que, además, ya está en su curso en el Ministerio Público.

"El proceso debe continuar, manifestó. el Minsa asume los procesos y encontrará las soluciones más justas como ha sido su tradición", puntualizó.

Las declaraciones las formuló luego de la intervención quirúrgica que especialistas del INSN - Breña realizaron exitosamente.

Según manifestó, la menor ya está en recuperación y que los médicos han dicho que su evolución será positiva.

"Estamos optimistas. Lamentamos que haya sucedido esta situación. Hemos conversado con los padres de familia y les hemos comunicado que el Ministerio asumirá la responsabilidad que le corresponde", indicó.

La recién nacida sufrió la amputación de su mano y parte de su brazo izquierdo por una negligencia médica.

Debido a las complicaciones que se presentaron en la gestación, pues su madre no podía tener un parto normal, los médicos del Hospital Vitarte decidieron hacerle una cesárea.

Lamentablemente la niña respiró líquido amniótico al momento de nacer y eso le produjo una neumonía por aspiración. Los médicos prescribieron un tratamiento pero el personal al momento de aplicarle una sustancia salina al 9 x 1000 lo hizo al 20 %, es decir fue un exceso de sal que le causó una quemadura química en la mano en la que se le puso. Fue una situación grave que el hospital no pudo manejar y que derivó al INSN- Breña.

ANDINA