"No Strings Attached" reina en la taquilla estadounidense

La película interpretada por Natalie Portman y Ashton Kutcher logró recaudar más de 20 millones de dólares, 2 más de lo que logró "The Green Hornet".
P

La comedia romántica "No Strings Attached", con Natalie Portman y Ashton Kutcher, dominó la taquilla estadounidense en el fin de semana de su estreno, por delante de la adaptación de cómic "The Green Hornet".

Los enredos sentimentales de dos amigos que mantienen relaciones sexuales sin compromiso, interpretados por Portman y Kutcher, lograron recaudar más de 20 millones de dólares, 2 más de lo que logró "The Green Hornet", la última película de Seth Rogen, en su segundo fin de semana en cartelera.

Otra comedia de aventuras amorosas y conflictos de amistad, "The Dilemma", ingresó casi 10 millones de dólares entre el viernes y el domingo y superó por poco a una de las historias que se postulan para los Óscar este año, "The King"s Speech".

Tras 9 semanas en cartel, la cinta sobre la tartamudez del rey Jorge VI de Inglaterra se embolsó algo más de 9 millones de dólares en los últimos tres días y se acerca a los 60 millones de dólares de recaudación en los cines estadounidenses, una cifra muy superior a su presupuesto de producción.

También goza de buena salud en la taquilla "True Grit", un "western" dirigido por los hermanos Coen que sumó 8 millones de dólares más a su cuenta de resultados que va ya por los 138 millones en venta de entradas.

"Black Swan" con Natalie Portman acumuló otros 6 millones de dólares después de 2 meses en cartelera mientras que "The Fighter" logró 4,5 millones de dólares.

Ligeramente por encima de los 4 millones de dólares se situaron la comedia "Little Fockers" y la película de animación y acción real en tres dimensiones "Yogi Bear".

Cierra la lista de los 10 filmes más taquilleros del fin de semana la cinta de ciencia ficción y efectos especiales "Tron Legacy", que cosechó 3,7 millones de dólares y se aproxima a unos ingresos de 170 millones de dólares desde su debut en los cines a finales de 2010.

EFE