Organismos y gobiernos instan a FARC a hacer más por la paz

Unión Europea señala que fuerzas rebeldes deben comprometerse a terminar todos los secuestros y a liberar a aquellos civiles que continúan bajo su control.

La Unión Europea, la Organización de Estados Americanos, Estados Unidos, España, Francia y Amnistía Internacional se congratularon este martes por la liberación de los diez últimos policías y militares que estaban secuestrados en Colombia, pero consideraron que las FARC deben hacer aún más por la paz.

El mensaje unánime a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es que liberen a todos los demás secuestrados, cuyo número puede llegar a 400 según organizaciones civiles colombianas.

"Me llena de satisfacción ver que esta liberación se ha conseguido gracias a la colaboración internacional, al esfuerzo de Gobiernos y organismos sociales del hemisferio, trabajando conjuntamente para poner fin a estos atentados de lesa humanidad", indicó hoy el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

El titular del organismo interamericano indicó, no obstante, que es "un requisito indispensable para alcanzar la paz" en Colombia que las FARC liberen "incondicionalmente" a todas las personas que tienen aún como rehenes.

Un mensaje muy parecido emitió hoy la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, en relación con la misión humanitaria que culminó este lunes con el regreso a la libertad de seis policías y cuatro militares que llevaban en algunos casos hasta 14 años secuestrados.

Las FARC los entregaron en un rincón de las selvas del sureste de Colombia a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y del grupo civil Colombianas y Colombianos por la Paz (CPP) que llegaron allí en un helicóptero prestado por Brasil.

Además, la organización alzada en armas desde 1964 reiteró que renuncia al secuestro extorsivo como arma.

Tras señalar que "comparte la alegría de las familias, el pueblo y el Gobierno colombianos", Ashton reiteró en un comunicado su llamamiento "a una liberación inmediata e incondicional de todos los secuestrados restantes".

Demandas populares

La alta representante de la UE para Política Exterior pidió a las FARC que atiendan la demanda del pueblo colombiano para que haya "una paz sostenible en el país, en democracia y pleno respeto a los derechos humanos".

El Gobierno de Estados Unidos expresó hoy su "satisfacción" por las liberaciones pero también su deseo de "ver más avances" en el proceso para acabar con el conflicto en Colombia.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, mencionó unas declaraciones del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en las que llamó a las FARC a "renunciar a toda violencia y criminalidad y a liberar a todos los rehenes que permanecen en su poder como condiciones esenciales para avanzar hacia una paz duradera".

"Creo que (Santos) definió esto como algo positivo pero insuficiente. Y ciertamente, nosotros también queremos ver más avances en ese sentido", indicó la portavoz.

También el Gobierno español mostró hoy su "satisfacción" por la liberación de los últimos diez policías y militares que las FARC tenían secuestrados, aunque reclamó al "grupo terrorista" que ponga en libertad de forma "inmediata" a todos los ciudadanos que siguen en cautiverio.

En una nota oficial, el Gobierno conservador de Mariano Rajoy, que este mes hará una visita oficial a Colombia, reitera su solidaridad con el país andino y "el compromiso de mantener su estrecha colaboración en la lucha contra el terrorismo".

Al tiempo expresa su deseo de que "el pueblo colombiano logre sus legítimas aspiraciones de paz y seguridad".

Francia también celebró hoy las liberaciones y pidió "el cese de todos los actos de terroristas en Colombia".

El Ministerio francés de Auntos Exteriores solicitó "la liberación de todos los rehenes, el fin del reclutamiento de niños-soldado por los grupos armados ilegales y la renuncia al uso de minas antipersonales".

Desde su sede en Londres, la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) instó también hoy a las FARC a poner fin "de forma inmediata e incondicional" a los secuestros y la toma de rehenes así como al resto de abusos contra los derechos humanos.

El investigador del programa en Colombia de Amnistía Marcelo Pollack subrayó el alivio que suponen las liberaciones del lunes, pero recordó "la angustia inimaginable de las familias de los cientos de civiles que se cree que aún siguen cautivos por las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN)".

El responsable de Amnistía consideró que "aunque el compromiso de las FARC de terminar con los secuestros de civiles es positivo, no ha ido lo suficientemente lejos".

Según Pollack, "(las FARC) deben comprometerse a terminar todos los secuestros, todas las tomas de rehenes y a liberar a aquellos civiles que continúan bajo su control" y deben, además, "revelar el paradero de aquellos que fueron asesinados o que murieron en cautividad".

Pollack agregó que "el ELN debe hacer lo mismo".

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reaccionó ayer mismo al fin del cautiverio de los uniformados e instó a todos los actores del conflicto armado a buscar la paz en el país.

Todd Howland, representante en Colombia de esa oficina, dijo en un comunicado que "sólo el pleno respeto de los derechos humanos" puede conducir a Colombia hacia la paz.

El ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, dijo también ayer que "el deseo de todos los panameños" es que "Colombia pronto encuentre la paz, y se refuerce su ya sólida institucionalidad con más democracia".

EFE