Palacio expondrá por primera vez piezas devueltas por Yale

Ministro de Cultura, Juan Ossio señaló que los 350 restos arqueológicos pertenecientes a la ciudadela de Machu Picchu podrán ser apreciados a fines de marzo.
Andina

El Gobierno peruano espera recibir las piezas de la ciudadela inca de Machu Picchu que la Universidad de Yale se comprometió a devolver a fines del mes de marzo, y las expondrá primero en Palacio de Gobierno, dijo hoy el ministro de Cultura, Juan Ossio.

En una rueda de prensa para presentar la Comisión de Alto Nivel para la celebración del centenario del descubrimiento de Machu Picchu, el 7 de julio, Ossio explicó que la devolución de las 350 piezas exhibibles o "museables" se hará a fines de marzo.

Una vez que lleguen, estarán expuestas durante cerca de una semana en el Palacio de Gobierno, antes de viajar a Cuzco, donde su primer destino será la Casa Concha, que acaba de ser rehabilitada para la ocasión.

El destino final de las piezas, objeto de una larga controversia entre el Gobierno peruano y la Universidad de Yale, será el futuro Gran Museo del Tahuantinsuyo (aún en proyecto), dijo Ossio.

En cuanto a la Comisión de Alto Nivel, estará presidida por Ricardo Vega Llona, un reconocido empresario quien ya se encargó de coordinar la celebración de la cumbre América Latina-Unión Europea en 2008.

La comisión que preside Vega Llona estará formada por representantes con rango de viceministros de los ministerios de Cultura, de Comercio Exterior y Turismo, del Ambiente y de Economía y Finanzas.

Vega Llona dijo, por su parte, que aún es pronto para dar a conocer el programa de actos del centenario, pero adelantó que se ha invitado a algunos artistas de talla internacional a dar un concierto, aunque aún no tienen "ninguna confirmación".

Si finalmente la comisión consigue traer a un cantante o grupo de talla internacional -se baraja el nombre de U2 o al menos de su cantante, Bono-, el concierto se realizará dentro de las ruinas, aunque añadió que tienen que "tener mucho cuidado".

Vega Llona dijo que las autoridades "serán muy estrictas" con el número máximo de personas que pueden asistir al concierto dentro del complejo, pero "con la tecnología moderna se puede hacer un espectáculo maravilloso ahí, conservando las ruinas, y luego irradiarlo a todo el mundo".

EFE