Preocupación por muerte de tortugas carey en El Salvador

Las autoridades salvadoreñas ya han encontrados cinco cadáveres en menos de un mes. Esta especie se encuentra en peligro de extinción.
Wikimedia

Las autoridades salvadoreñas encontraron hoy los restos de una tortuga carey, una especie en peligro de extinción, en las costas del Pacífico, con lo que se elevó a cinco la cifra de especímenes muertos en los últimos 22 días en el país.

"La tortuga de la especie carey que esta mañana apareció en el sector de la Playa El Flor, en Los Cóbanos, Sonsonate (occidente), falleció asfixiada aparentemente por una red langostera", informó en un comunicado el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El quelonio era una juvenil que medía 50 centímetros de largo por 45 de ancho, de acuerdo a la información oficial.

Las primeras dos tortugas carey muertas fueron encontradas el 25 de julio pasado en la Bahía de Jiquilisco, en el departamento de Usulután, 110 kilómetros al sureste de San Salvador.

Una murió "aparentemente por el uso de explosivos en la pesca artesanal" y la otra "por asfixia provocada por redes de pesca", según los datos oficiales.

El 30 de julio pasado en la Isla de Méndez, también frente a las costas de Usulután, fue encontrada muerta con "dos anzuelos en la garganta" una tortuga juvenil macho, y el 2 de agosto apareció otra en Los Cóbanos.

Entre el sábado y domingo pasado dos tortugas carey fueron regresadas al mar tras haber sido encontradas enfermas, una de ellas atrapada de un estanque de camarones de la Bahía de Jiquilisco.

Tanto la Fundación Zoológica de El Salvador (FUNZEL) como el Ministerio de Medio Ambiente, en declaraciones por separado, ha llamado a los pescadores artesanales a proteger a las tortugas, sobre todo a las carey, porque es una de las siete especies a nivel mundial en peligro de extinción.

Expertos calculan que de esta especie de tortugas solo quedan unos 500 ejemplares en aguas tropicales del Pacífico Oriental, desde Estados Unidos hasta Suramérica, área en la que El Salvador es considerado como el principal país de anidación de la especie.

EFE