Protestas en Nicaragua contra el canal interoceánico

"Nos hemos apostado aquí porque no queremos canal", explicó un dirigente del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra en el departamento de Rivas.

"¡Nicaragua no se convertirá en chinalandia!" fue el grito de cientos de nicaragüenses que residen en los lugares de la ciudad de Rivas por donde está previsto que pase la ruta del canal interoceánico de Nicaragua y que se manifestaron ante el inicio de las obras de esa vía acuática.

"¡No queremos canal!", "¡Fuera chinos!", "¡Nicaragua no se convertirá en chinalandia!", gritaban, entre otros, el grupo de manifestantes que interrumpía por 45 minutos el flujo de vehículos que transita por la carretera Panamericana que conecta con Costa Rica.

"Nos hemos apostado aquí porque no queremos canal", explicó a Efe el dirigente del denominado Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra en el departamento de Rivas, Henry Ruíz.

Con una ceremonia simbólica celebrada en este departamento sureño de Rivas, a orillas del océano Pacífico, el Gobierno nicaragüense y la firma china HKND Group, concesionaria del proyecto, dieron por inauguradas los trabajos preparatorios de la vía acuática.

A esa ceremonia, que fue adelantada cinco horas, no pudo acceder la prensa extranjera por motivos desconocidos, pese a estar invitada por HKND.

Los vecinos del departamento de Rivas, que se verán desplazados de sus tierras, mantuvieron este lunes bloqueos esporádicos en la vía pública, donde quemaron neumáticos, usaron morteros artesanales y lanzaron gritos en contra del proyecto, sin que se registraran detenidos.

También sostuvieron carteles con leyendas en rechazo al proyecto del canal y a los posibles desalojos y expropiaciones, contempladas en la ley de la concesión, que establece que solo recibirán el valor catastral de sus propiedades.

La protesta en Rivas, situada a 110 kilómetros al sur de Managua y que no dejó víctimas ni detenidos, fue vigilada por cientos de agentes policiales.

Las obras de esa vía acuática también comenzaron en medio de protestas de campesinos de El Tule y Nueva Guinea que aseguran que serán expropiados, por lo que desde hace cinco días mantienen bloqueos esporádicos de carreteras y vigilias en rechazo al canal.

La vía interoceánica está proyectada con 278 kilómetros de longitud, entre 230 y 520 metros de ancho y 30 metros de profundidad, incluyendo un tramo de 105 kilómetros en el Gran Lago de Nicaragua.

EFE