Un día después del golpe de Estado en la República Centroafricana

El avance rebelde ha dejado más de 26 mil refugiados, según Naciones Unidas.

El pasado domingo, los combatientes de Séléka llegaron a Bangui, capital centroafricana,  y tomaron el Palacio Presidencial, haciéndose con el control del Gobierno.

Según indicaron los rebeldes, realizaron el golpe de Estado con la intención de diseñar una transición política que culmine con la celebración de elecciones democráticas.

Tras ello, el presidente centroafricano, François Bozizé, ha abandonado el país, al parecer, hacia la República Democrática del Congo (RDC), de acuerdo con el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Laurent Fabius.

Estos movimientos se producen después de que Séléka anunciara el fin del alto el fuego acordado con el Gobierno el pasado mes de enero.

El avance rebelde ha dejado más de 26 mil refugiados, según Naciones Unidas. Francia ha reforzado su presencia militar en la zona y la Unión Africana acaba de aprobar un paquete de sanciones contra el presidente golpista.