Una trabajadora sexual muerta y otra herida en presunto ataque de sicarios en el centro de Lima

Las mujeres se encontraban al interior de un taxi tomando café cuando fueron atacadas por dos hombres que, a bordo de una moto lineal, llegaron al lugar y dispararon contra ellas. El crimen se registro en la cuadra 7 del jirón Zepita

El crimen se registro cerca de la avenida Alfonso Ugarte en el centro de Lima.
El crimen se registro cerca de la avenida Alfonso Ugarte en el centro de Lima. | Fuente: RPP

Una mujer que se dedicaba al trabajo sexual fue asesinada balazos y otra resultó herida en un ataque de presuntos sicarios registrado la madrugada de este martes en la cuadra 7 del jirón Zepita, cerca al cruce con la avenida Alfonso Ugarte, en el Cercado de Lima.  

Las trabajadoras sexuales se encontraban al interior de un taxi tomando café cuando fueron atacadas por dos hombres que, a bordo de una moto lineal, llegaron al lugar y dispararon contra ellas, según primeras informaciones de testigos.  

La víctima mortal, una mujer de nacionalidad venezolana identifcada como Wendy González Lameda, murió en el acto, mientras que su acompañante, aún no identificada, fue trasladada con heridas de bala al Hospital 2 de Mayo.   

Agentes de la comisaria de Alfonso Ugarte encontraron 13 casquillos de bala en el piso y dos impactos de bala en una pared. La zona del crimen fue acordanada para la realización de las pesquisas.

Se trataría de pugna por el control de los cupos

La hipótesis principal que maneja la Policía es que el crimen habría ocurrido por un presunto control de la zona por parte de sicarios peruanos que intentan recuperar la zona luego de que esta fuese tomada por criminales de nacionalidad venezolana que integrarían la banda los Gallegos del Tren de Aragua.

Como se recuerda, hace casi unas dos semanas la Policía capturó a 30 de integrantes de los Gallegos del Tren de Aragua, razón por la que se habla de un interés de bandas peruanas por recuperar el cobro de cupos a mujeres en la zona.

El pasado 21 de febrero dos mujeres que ejercían la prostitución murieron asesinadas luego de ser extorsionadas con el cobro de un cupo en el Jirón Zepita.