Unasur se reúne para tratar amenaza del Reino Unido a Ecuador

El encuentro internacional ocurre tres días después de que Ecuador concediera asilo a Assange, que se refugió en la embajada de Ecuador en Londres el pasado 19 de junio.

Representantes de La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reúnen hoy en Guayaquil para tratar la denuncia de Ecuador que considera que el Reino Unido "amenazó" con irrumpir en su embajada en Londres para arrestar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

La cita de las autoridades diplomáticas de la Unasur se suma a la que tuvo lugar ayer, también en Guayaquil, de los delegados de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Aunque un aparte de las deliberaciones en la reunión extraordinaria del Consejo de cancilleres de la Unasur se transmitió por la Radio Pública, parte del diálogo se desarrolló luego en privado con el anuncio de que los resultados del encuentro se conocerán en una rueda de prensa al terminar la cita.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, se refirió a una carta enviada por el Gobierno del Reino Unido a Quito y volvió a insistir en que "un Estado soberano, digno y democrático" no puede aceptar ese tipo "amenazas claramente violatorias al derecho internacional".

"Los tiempos del colonialismo quedaron atrás. Las normas internacionales de convivencia obligan a todos los estados del mundo, independientemente de su poder económico, político o de sus arsenales nucleares, a cumplirlas sin excepciones", dijo Patiño.

Agregó que el respeto al derecho internacional constituye la "mejor garantía" de convivencia entre las naciones, junto a los mecanismos jurídicos de solución pacífica de las controversias.

La cita internacional ocurre tres días después que Ecuador concediera asilo a Assange, que se refugió en la embajada de Ecuador en Londres el pasado 19 de junio.

Assange, uno de los principales responsables de la divulgación de documentos secretos, especialmente de Estados Unidos a través de WikiLeaks, es requerido por Suecia para investigaciones de acusaciones de supuestos delitos sexuales.

Patiño aclaró que Ecuador "ni antes ni después" de la concesión del asilo "tuvo ni tiene la intención de obstaculizar el proceso jurídico que se le abriría" a Assange en Suecia y recordó que Quito ofreció las facilidades para que las autoridades suecas lo interroguen en la embajada.

"El único propósito de la acción de Ecuador es proteger la vida e integridad de un ciudadano australiano que buscó asilo en nuestra embajada", apuntó Patiño.

Señaló que el respaldo externo a Ecuador no sólo es para dejar sentado "que las amenazas a un país soberano no deben repetirse jamás sino también para reafirmar el derecho de un Estado soberano a decidir sobre la concesión de un asilo diplomático".

"Hoy más que nunca Ecuador siente que no está solo, que su defensa de los principios de los derechos humanos, en particular de la libertad de expresión, es una causa común de los pueblos de América y del mundo, así como de los gobiernos democráticos y libres que respetan el derecho internacional", dijo.

En su primera aparición pública desde que solicitó el asilo, Assange instó hoy a EE.UU. a frenar la "caza de brujas" contra WikiLeaks, y lo hizo desde un balcón de la embajada de Ecuador.

EFE