Colegio Trilce en Villa El Salvador | Fuente: Andina

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Trilce es una palabra misteriosa que inventó César Vallejo en 1922 para dar nombre a su segundo libro de poemas. Desdichadamente, desde ahora tenemos que asociarla también con un hecho trágico: el nombre de un colegio en que murió un adolescente de 16 años, abaleado por un compañero de aula. Si bien la vida humana es el fin último del Estado, la muerte violenta de un joven nos repugna porque pone fin a un proyecto de vida y a la esperanza de una familia que lo veía crecer.

Al parecer se trató de un accidente, que hirió también a otro compañero de salón, pero los accidentes suelen producirse cuando se cometen negligencias. La justicia tendrá que determinar si hubo negligencia por parte del propietario del arma, que no actuó con prudencia para evitar que su hijo pudiese acceder a ella y a la vez a las municiones con las que abrió fuego. Muchos jóvenes se sienten atraídos por las armas, pero no debemos dejar que su uso se banalice como sucede en países que asumen su posesión como el ejercicio de un derecho constitucional fundamental.

¿Es posible impedir que un joven ingrese un arma de fuego a su escuela sin que funcione algún mecanismo de control? Lo único que sabemos por ahora es que la dirección de la escuela priorizó con acierto sus responsabilidades: expresar su solidaridad a la familia de la víctima, comprometerse con la mitigación del impacto emocional y reafirmar que solo se puede educar a partir de valores. El comunicado de Trilce culmina con una invocación necesaria: “Que la vida tan valiosa que hoy hemos perdido nos sirva a todos para reflexionar y promover un país de paz y sin armas en las aulas”.

Trump y Bolsonaro

Justamente, dos líderes favorables a facilitar el comercio de armas se han reunido hoy en Washington, los presidentes de Estados Unidos y Brasil. El titular de la Casa Blanca dijo apreciar que Jair Bolsonaro sea considerado como un “Trump tropical”. El mandatario brasileño dice admirar las políticas aplicadas por Donald Trump: proteccionismo económico, nacionalismo político, reforzamiento del aparato militar, endurecimiento de la política migratoria y críticas constantes a los medios de prensa.

Henry Kissinger solía decir que América del Sur iba a tomar el camino que Brasil le marcara. Eso era durante la dictadura militar brasileña. Pero ahora, cuarenta años más tarde, todavía no sabemos cuál es el camino que Jair Bolsonaro tomará ni en política interna ni en política exterior.

Nobel de Matemáticas para una mujer

El Premio Abel de Matemáticas, llamado también el Nobel de esa disciplina reina de las ciencias, ha sido concedido en Oslo a Karen Uhlenbeck. Es la primera vez que una mujer obtiene ese premio, lo que es tanto más importante que según un prejuicio muy extendido las mujeres tienen menos capacidad natural que los varones para el razonamiento abstracto.

Respaldar ese prejuicio le costó el puesto a Lawrence Summers, el primer rector de Harvard, la más vieja universidad de Estados Unidos, obligado a renunciar. Una profesora de psicología demostró empíricamente que los examinadores tienen tendencia a poner notas más bajas a exámenes firmados con nombres de mujer. La laureada con el Premio Abel, además de sus contribuciones al análisis geométrico de espacios diminutos es la prueba viva de que se puede ser una gran matemática a la vez que una persona comprometida con la igualdad de género.

A los 76 años, Karen Uhlenbeck sigue buscando campos nuevos de investigación pura y se justifica diciendo: “¿Qué puedo hacer? Me aburro con las cosas que ya entiendo”.

Las cosas como son

¿Qué opinas?