El triple asesinato ocurrió en San Juan de Lurigancho. | Fuente: RPP Noticias

Emir Gonzales Conde, un padre de familia de 32 años, envenenó y asesinó a sus hijos de cinco, siete y nueve años, y luego se suicidó. El crimen ocurrió en la vivienda en San Juan Lurigancho donde desde hace unas semanas vivían los menores junto a su madre, quien halló los cadávares este jueves

Peritos de Criminalística de la Policía llegaron al lugar para determinar qué sustancia se usó para el triple asesinato, mientras que el abogado de la madre de los niños dijo que encontraron una botella de yogurt junto a los cuerpos. Gonzales, que según la familia de las víctimas no vivía en lugar, fue hallado convulsionando y falleció mientras era trasladado al hospital de Canto Grande.

Denuncias de agresiones

La abuela de la madre dijo a la prensa que Gonzales Conde había ido a la vivienda, un cuarto alquilado en el tercer piso de una casa, para visitar a los menores. Sin embargo, continuó la señora, tras una discusión que acabó en una agresión contra la mujer, el hombre la sacó de la casa y se quedó en el lugar con los niños. 

Horas después del asesinato, la madre, que pidió no ser identificada, seguía junto al cuerpo de sus hijos en la vivienda. En su representación, el abogado dijo a la prensa que la mujer -quien pidió no ser identificada- ya había denunciado al hombre en el 2014 y en el 2016 por violencia familiar e intento de feminicidio. Sin embargo, agregó, la mujer no recibió resguardo policial ni se detuvo al acusado.

Testimonios

“Era muy violento”, dijo un tío de la madre de familia a RPP Noticias, quien también aseguró que ya había atacado a su familia. “Una vez tomo ‘racumín’ y se lo llevaron al Hospital 2 de Mayo para salvarlo”, contó. En una segunda ocasión, “como ya no estaba con mi sobrina, con engaños le dijo para hablar” sobre sus hijos, “alquiló un [cuarto de] hotel en Breña, echó llave a los cuatro y compró racumín para matarse los cinco".

"¿Por qué [los quiso matar]? Porque mi sobrina se escapó. Le pegó, la desfiguró, por eso ella denuncia”, agregó el familiar sobre este incidente previo. Los cadáveres fueron retirados de la escena del crimen alrededor de las 2:00 p.m. La defensa de la mujer también dijo tener mensajes de WhatsApp enviados por Gonzales la noche anterior en los que se despedía, además de fotos que prueban que ella fue víctima de violencia.

¿Qué opinas?