La llama olímpica llegó este viernes a Japón, donde el recibimiento festivo previsto se redujo a la mínima expresión por la pandemia del nuevo coronavirus, que arroja muchas dudas sobre la disputa de los Juegos Olímpicos.

| Fuente: EFE

El fuego que simboliza el entendimiento universal en torno al deporte aterrizó en la base aérea de Matsushima (prefectura de Miyagi), en el noreste del país.

| Fuente: EFE

El campeón de judo Tadahiro Nomura y la luchadora Saori Yoshida, ganadora de tres oros olímpicos (Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012), fueron los encargados de subir a recoger la llama, protegida en un candil contra las ráfagas que soplaron durante el acto.

| Fuente: EFE

La aeronave, un Boeing 787-3 diseñado especialmente para la ocasión, despegó desde la capital griega en la víspera con más de una hora de antelación por los fuertes vientos.

| Fuente: EFE

La llama olímpica será expuesta al público durante una semana en varias de las localidades del nordeste nipón más castigadas por el terremoto y el tsunami de 2011, antes de comenzar un relevo de 121 días durante el que el comité organizador ha pedido al público que se abstenga de aglomerarse para verla.

| Fuente: EFE

El relevo partirá el próximo 26 de marzo desde el J-Village, unas instalaciones deportivas en la prefectura de Fukushima que servían hasta hace poco como base logística para acceder a la accidentada planta nuclear de Fukushima Daiichi, y recorrerá todo el país antes de la ceremonia de inauguración de la cita el 24 de julio.

| Fuente: EFE

Miyagi fue elegida especialmente como símbolo de la reconstrucción de las zonas devastadas por el gigantesco tsunami del 11 de marzo de 2011 y el posterior accidente nuclear en Fukushima.

| Fuente: EFE

Estaba previsto que un grupo de colegiales asistiera al acto de bienvenida de la llama en la base de Matsushima, donde el acceso era ya de por sí limitado al tratarse de instalaciones militares, pero su participación que fue cancelada como medida de precaución.

| Fuente: EFE

Tras un discurso del presidente de los organizadores de Tokio 2020, Yoshiro Mori, el fuego fue traspasado a un pebetero de color rosado con forma de flor, recordando a los cerezos que tiñen el paisaje japonés cada primavera.

| Fuente: EFE

El recorrido del relevo a través de todas las regiones del país fue mantenido, pero las celebraciones y festejos que lo acompañan fueron reducidos drásticamente.

| Fuente: EFE