Rafa Nadal, minutos después de alcanzar su primera final en un gran torneo tras siete meses de baja por una lesión de rodilla, dijo que la victoria frente a Tomas Berdych es "más de lo que podía soñar" y que, en vistas a la final del torneo, sólo piensa en "disfrutar" puesto que considera "un regalo" haber alcanzado este resultado.

"Esto parecía algo imposible. Era muy difícil imaginar algo así, pero aquí estamos hoy", arrancó el español frente a los periodistas en la sala de prensa del campeonato.

"Cualquier rival mañana será difícil", dijo. "Ambos están jugando fantástico. Nole no ha perdido en todo el año y Del Potro está a un gran nivel. Será muy difícil para mí en cualquier caso, pero no tengo nada que perder. Cualquier resultado será fantástico. Voy a disfrutar, a dar lo mejor y a tratar de ganar, pero sabiendo que estar ya en la final es un regalo", añadió.

El español alcanza así la final en el desierto californiano por cuarta vez tras haber permanecido siete meses fuera de las pistas por la lesión.

"Nunca se sabe qué va a pasar en el futuro, pero esto no parecía posible. Estoy muy contento por cómo han salido las cosas este último mes, especialmente las tres últimas semanas. Sin duda, es uno de mis mejores torneos en mucho tiempo. No es fácil volver tras siete meses fuera. Esto es totalmente inesperado", manifestó.

"Siento el apoyo de la gente más que nunca. Es un sentimiento muy especial. Cada partido significa mucho para mí. Cada vez que estoy en pista me siento feliz", declaró.

EFE