Foto: EFE

Al menos 35 personas, en su mayoría mujeres y niños, murieron y decenas resultaron heridas en un atentado suicida cometido contra un hospital infantil en la provincia de Logar, en el este de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

"La cifra de muertos, entre los que hay sobre todo mujeres y niños, aumentará porque muchos heridos están en situación crítica", afirmó el portavoz provincial, Din Mohamad Darwish, y dijo además que aún continúa la búsqueda de víctimas entre los escombros.

El atentado se produjo mediante un coche bomba. Producto de ello, el fuego destruyó casi por completo el hospital infantil del distrito de Zra. También se afectó un edificio oficial anexo al centro sanitario.

Las autoridades declararon que aún no han determinado cuál era el objetivo real del terrorista suicida. Si bien el Ministerio del Interior afgano y la OTAN atribuyeron la acción a los talibanes, un portavoz de los insurgentes negó a Efe la autoría del ataque.

"No asumimos ninguna responsabilidad por el atentado que ha matado a decenas de civiles inocentes en el hospital", afirmó el portavoz Zabiulá Muyahid, que añadió que no fue una acción suicida, aunque no reveló cómo había obtenido esa información.

"Para nosotros está claro que es un ataque realizado por invasores extranjeros que acusan a los talibanes con el objetivo de facilitar el traspaso de la seguridad del país a las fuerzas afganas", dijo Muyahid.

Con las víctimas de esta masacre ya son más de 40 los civiles muertos en las últimas 24 horas por atentados en Afganistán. En un comunicado, el presidente afgano, Hamid Karzai, tildó el atentado contra el hospital de Logar como la acción de "los bárbaros e ignorantes enemigos de Afganistán".

-EFE-