El nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, aseguró que recibiría "con mucho gusto y con los brazos abiertos" al depuesto mandatario Manuel Zelaya si desea regresar al país, pero sin el apoyo del gobernante venezolano, Hugo Chávez.

"Creo que si él, en su momento desea regresar al país (...) sin apoyo de don Hugo Chávez, nosotros, con mucho gusto, vamos a recibirlo con los brazos abiertos", dijo Micheletti.

Anunció, además, el inicio de un toque de queda que estará vigente hoy y mañana de 21:00 a 6:00 horas locales (de 3.00 a 12.00 GMT) de cada día.

Micheletti insistió en que a Zelaya no se le derrocó mediante un golpe de Estado, sino que fue "sustituido" mediante un procedimiento establecido en la Constitución.

Justificó la acción contra Zelaya en que éste estaba cometiendo un "delito flagrante" al impulsar una consulta, declarada ilegal por diversos órganos del Estado, que iba a celebrarse hoy en busca de respaldo para instalar una Asamblea Constituyente.

"Cuando hay un delito de flagrancia se tiene la autoridad y la obligación de detener a esa persona, y hubo un delito de flagrancia, y por eso se tomó la determinación", argumentó.

"No ha habido nada ilegal", aseguró, y subrayó que cuenta con el respaldo de todas las fuerzas políticas del país.

Micheletti también apuntó que, hasta ahora, no ha contacto con ningún gobernante de Latinoamérica.

También anunció que el ex embajador en las Naciones Unidas y Francia, Enrique Ortez Colindres, será su ministro de Relaciones Exteriores, en sustitución de Patricia Rodas.

Como se recuerda, el titular del Parlamento de ese país, Roberto Micheletti, juramentó como nuevo jefe de Estado en reemplazo de Manuel Zelaya, quien fue sacado de madrugada a la fuerza por los militares.

Micheletti, del gobernante Partido Liberal, el mismo al que pertenece Zelaya, prestó juramento ante uno de los vicepresidentes del Parlamento, Ramón Velázquez, de la Democracia Cristiana.

La comunidad internacional se ha pronunciado en contra del derrocamiento de Zelaya, toda vez que hace peligrar la institución democrática en la región, por lo que piden la restitución de Zelaya. 

En ese sentido, La Organización de Estados Americano (OEA), el Grupo de Río, la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), el Sistema de Integración Centroamericana, el Mercosur y varios presidentes de la región, dijeron desconocer a cualquier otra autoridad que no sea Manuel Zelaya.

EFE