Asesinados un comisario municipal y su hijo en el norte de México

Personas fuertemente armadas ingresaron a la vivienda del comisario de El Porvenir, Rito Grado Serrano, de 59 años y dispararon contra él y su hijo de 37 años.
Foto: EFE
Un comisario municipal y su hijo fueron asesinados en el estado de Chihuahua, norte de México, en una acción criminal registrada anoche contra su domicilio, ubicado en Ciudad Juárez, dijeron hoy a Efe fuentes oficiales.

La Procuraduría General de Justicia de Chihuahua informó que los hechos ocurrieron después de las 20.00 hora local del sábado (3.00 GMT del domingo), cuando al parecer personas armadas entraron en la vivienda y dispararon contra el comisario seccional de El Porvenir, Rito Grado Serrano, de 59 años, y Rigoberto Grado Villa, de 37 años.

El más joven fue encontrado en la cochera de la vivienda y el comisario municipal, en su interior, boca abajo, con cinco disparos en el cuerpo, detalló el parte informativo.

En la zona, peritos de la fiscalía del estado hallaron veintidós casquillos percutidos de fusil AK-47, usado habitualmente por las organizaciones criminales en México.

La secretaría de Gobernación (Interior) emitió un comunicado donde condena a nombre del Ejecutivo "de manera enérgica" los crímenes del comisario seccional y de su hijo.

"Hechos como este fortalecen la convicción del Gobierno federal de enfrentar sin titubeos y con todo el peso del Estado a las bandas criminales que amenazan la tranquilidad de las familias mexicanas", señala la nota.

Algunos medios informaron que el mando municipal de El Porvenir, una comunidad de un millar de habitantes, había sido amenazado de muerte, lo que motivó que trasladara su residencia a Ciudad Juárez, localizada unos cien kilómetros al sureste de El Porvenir.

La figura del comisario municipal en Chihuahua funciona como la de una especie de intermediario entre el presidente municipal y una determinada comunidad.

Fuentes del municipio de Praxedis G. Guerrero, donde está ubicado El Porvenir, consultadas por Efe confirmaron que la relación entre las dos víctimas era de padre e hijo.

Por su parte el Gobierno federal mexicano insistió en que debe continuar "la depuración y profesionalización del personal de las instituciones encargadas de la seguridad y la justicia" para devolver la seguridad a la ciudadanía en distintos puntos del país.

Estas últimas muertes suceden cuando México están sumido en una ola de violencia que ha dejado más de 28.000 muertos en todo el país.

Entre las víctimas registradas este año hay doce alcaldes y el candidato a gobernador del estado de Tamaulipas Rodolfo Torre Cantú.

Una de las zonas más conflictivas es el estado de Chihuahua, especialmente la localidad de Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso (Texas, EE.UU.), donde se registran muertes a diario desde hace meses.

EFE