Aumenta la ayuda en Haití pero también la violencia y los saqueos

Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, adelantó que la ayuda humanitaria ´empieza a organizarse poco a poco´.
La ayuda empieza a fluir en Haití seis días después del sismo que devastó el país, con 105.000 raciones alimentarias distribuidas y lugar para albergar a 100.000 personas sin techo, pero también crecen la violencia y los saqueos, advirtieron organismos internacionales.

"La ayuda empieza poco a poco a organizarse", dijo el lunes una portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Elisabeth Byrs.

Unas 105.000 raciones de ayuda alimentaria (que permiten a una persona alimentarse durante una semana) fueron distribuidas desde que el sismo golpeó Haití el 12 de enero, anunció el lunes el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

"Queremos distribuir hoy (lunes) a (otras) 95.000 personas en ocho lugares de la capital y sus alrededores", precisó a la AFP Emilia Casella, una portavoz del PMA en Ginebra.

Por otra parte la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) visitó un terreno en Croix-des-Bouquets, a 13 kilómetros de Puerto Príncipe, para instalar un campamento para los desplazados sin techo.

"La idea inicial es instalar unas 100.000 personas desplazadas en el lugar para alejarlas de las zonas más peligrosas", declaró el jefe de la misión de la OIM, Vincent Houver, citado en un comunicado.

Al menos tres millones de personas se han visto afectadas por el sismo de magnitud 7 que golpeó Haití, causando al menos 70.000 muertos, según las autoridades haitianas.

La OIM, que coordina la ayuda no alimentaria aportada a los siniestrados, prevé albergar a 200.000 familias (un millón de personas en total) y calcula necesitar unas 20.000 tiendas de campaña, de las que ya hay 3.000 a 4.000 en Haití.

Pero los desafíos logísticos seguían siendo numerosos el lunes debido a la destrucción del puerto de Puerto Príncipe y a la congestión del aeropuerto de la capital. El carburante es muy escaso y los precios del petróleo están en alza.

-AFP-