Bill Clinton se reúne con las periodistas detenidas en Corea del Norte

La Casa Blanca trata el viaje de Clinton con mucho cuidado y justifica su silencio con que no quiere "poner en peligro el éxito de la misión del ex presidente".

El ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton se reunió con Laura Ling y Euna Lee, las dos periodistas estadounidenses detenidas desde marzo pasado en Corea del Norte, por las que efectúa gestiones diplomáticas para conseguir su liberación, informó hoy la cadena de televisión estadounidense ABC.

El encuentro del ex mandatario con las comunicadoras ha sido "muy emocional", según dijo una fuente gubernamental a ABC, aunque ni el portavoz de la Casa Blanca ni el del Departamento de Estado han querido revelar hoy oficialmente más detalles de la misión de Bill Clinton.

La cadena de televisión indicó, además, que las fuentes, conocedoras de la misión del equipo de Bill Clinton, confían en que las dos mujeres puedan regresar mañana mismo a Estados Unidos.

El ex presidente pretende volver esta noche de Corea del Norte a donde llegó hoy en una visita no anunciada.

El diario "Político" afirmó hoy en su edición digital que el viaje de Bill Clinton a Pyongyang se produjo después de que funcionarios norcoreanos comunicaran a las familias de las dos periodistas detenidas que las entregarían al ex mandatario estadounidense, tras lo que le pidieron que las ayudara.

El diario indica, asimismo, que la Casa Blanca autorizó la misión, que habría sido planeada en secreto durante semanas, información que también recoge ABC, aunque señala que fue el ex vicepresidente Al Gore, quien pidió a Clinton que fuera a Pyongyang para tratar de lograr la liberación de las dos jóvenes mujeres.

El Gobierno mantiene un silencio prácticamente absoluto sobre la misión de Bill Clinton, con la excepción de esta mañana, cuando el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, difundió un comunicado y más tarde negó que el ex presidente haya transmitido un mensaje al líder norcoreano, Kim Jong-il, con quien se reunió en Pyongyang.

La Casa Blanca trata el viaje de Bill Clinton a la península norcoreana con mucho cuidado al considerarlo un asunto delicado y justifica su silencio con que no quiere "poner en peligro el éxito de la misión del ex presidente".

Para el Gobierno de Estados Unidos, las gestiones diplomáticas que lleve a cabo el ex mandatario se enmarcan en una misión "exclusivamente privada", según afirmó Gibbs en el comunicado.

El viaje de Bill Clinton se produce después de que el pasado 10 de julio su esposa y secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, pidiera a Pyongyang, en un discurso pronunciado ante empleados civiles y personal diplomático en el Departamento de Estado, que conceda la amnistía a las dos periodistas.

Con anterioridad, Clinton había apelado a su liberación por motivos humanitarios, pero cambió su discurso cuando las dos periodistas reconocieron su actuación.

Las reporteras estadounidenses Laura Ling y Euna Lee, que trabajan para el medio de Internet de San Francisco (EEUU) Current TV, fueron detenidas el 17 de marzo en la frontera de Corea del Norte con China mientras grababan imágenes para un documental sobre el tráfico de mujeres refugiadas norcoreanas.

Ling y Lee, de 32 y 36 años, respectivamente, reconocieron haber cometido "actos ilegales" para una campaña de calumnias contra el país comunista, según Pyongyang.

El principal tribunal norcoreano las condenó en junio a doce años de trabajos forzados por entrada ilegal en su territorio. EFE