Chile levanta alarma de tsunami en casi todo el país

Siguen en alarma Arica, Iquique y Caldera, Constitución y Talcahuano, que se vio afectado por el tsunami de febrero de 2010.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció hoy la retirada en casi todo el país de la alarma de tsunami decretada tras el terremoto de Japón, después de que durante la madrugada se produjeran oleajes y entradas del mar en algunos puntos del litoral sin causar daños de importancia.

"El estado de alerta y en consecuencia la orden de evacuación quedan en este momento extinguidas en todo el territorio nacional", declaró Piñera hoy en una comparecencia ofrecida a las 10.40 hora local (13.40 GMT del sábado) en la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

Piñera citó, sin embargo, ocho ciudades en las que se mantenía el aviso y, dos horas después, la portavoz del Gobierno, Ena Von Baer, anunció el retiro de la alarma también para las localidades de Antofagasta y Pisagua, en el norte, así como en Lebu, en el sur.

De esta forma, las únicas ciudades que a las 13.10 hora local (16.10 GMT) siguen en alarma son las de Arica, Iquique y Caldera, en el norte, así como en el área de Constitución y Talcahuano, en el sur, que se vio afectado por el tsunami de febrero de 2010.

La zona de Talcahuano incluye a Dichato, Bahía de Concepción, Bahía de San Vicente, Golfo de Arauco, Cobquecura, Pelluhue y Coliumo, donde vecinos citados por medios locales aseguran que pasado el mediodía de hoy "el mar se salió" por quinta vez.

En tanto, según Von Baer, en Arica, junto a la frontera con Perú, hay una "variación de marea realmente considerable y de remolinos".

Von Baer explicó que en el resto del país la población "ha vuelto con tranquilidad a sus hogares", tras la alarma de tsunami y la orden de evacuación de las áreas inundables decretada ayer por el Gobierno a raíz del devastador terremoto que sacudió a Japón.

Diversos medios locales cifran en unas 650.000 las personas que fueron evacuadas desde la tarde del viernes en todo el país.

"Quiero pedirles a todos los chilenos que debieron evacuar sus hogares que regresen a sus hogares con la misma calma y tranquilidad que debieron abandonarlos", solicitó el presidente.

A primera hora de la mañana, las autoridades ya habían autorizado volver a sus casas a los habitantes de Isla de Pascua, la Antártica, Puerto Williams, Puerto Montt, Puerto Chacabuco, Taltal, Huasco, Ancud, Pichidangui y Valparaíso.

El presidente volvió a expresar además al Gobierno de Japón su "más profundo sentimiento de solidaridad y compromiso de ayuda".

Piñera, que permaneció toda la madrugada en la sede de la Onemi en Santiago junto a varios ministros, sobrevuela a estas horas el sur del país "para poder tener un diagnóstico en el terreno de los daños que se han producido".

"Lo mismo haremos en la zona norte apenas se levante ese estado de alerta", anunció el gobernante, quien viaja acompañado del ministro de Defensa, Andrés Allamand, y de Obras Públicas, Hernán de Solminihac, según confirmó a través de su Twitter.

El mandatario felicitó a los ciudadanos y a los organismos estatales por el desarrollo de esta evacuación, que ha puesto a prueba la respuesta del país ante una emergencia tras la fallida alerta de tsunami del año pasado, que costó la vida a 126 personas.

Por esa fallida alerta y la descoordinación de los organismos de emergencia tras el terremoto, la Fiscalía lleva adelante una investigación en la que incluso ha tomado declaración a la entonces presidenta, Michelle Bachelet, y a otras autoridades de su gobierno.

La emergencia obligó a reprogramar hoy varios partidos de fútbol, ente ellos uno de la primera división, el de Cobresal y Universidad de Chile, para que los policías que resguardan la seguridad en estos acontecimientos puedan destinarse a otras labores.

Las consecuencias del devastador terremoto del viernes en Japón llegaron durante la madrugada a Chile en forma de marejadas y retiradas y entradas de mar en algunos puntos del litoral.

En la isla sureña de Chiloé se produjeron variaciones del nivel del mar de hasta ocho metros. Diez naves resultaron dañadas y una veintena permanece a la deriva.

En Dichato, devastado por el terremoto y tsunami ocurrido en Chile hace un año, el agua del mar inundó varias calles y causó daños menores en quince viviendas y en varios restaurantes.

Mientras tanto, en Bucalemu, Pichilemu, Talcahuano, Peluhue, Valparaíso, San Antonio y Algarrobo se produjeron subidas y bajadas de marea de hasta tres metros y el mar llegó a penetrar hasta cien metros tierra adentro.

También se registraron cortes de energía eléctrica en algunas localidades como Coliumo, Tubul y Llico.

Estas alteraciones en el nivel del mar no han causado heridos ni daños de gravedad, mientras el Gobierno continúa trabajando para localizar a dieciséis chilenos que se encontraban en Japón en el momento del terremoto. EFE