Mahud Villalaz sufripo quemaduras de segundo grado en el lado izquierdo del rostro. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Jeny Álvaro

El ciudadano estadounidense nacido en el Perú, Mahud Villalaz, víctima de un ataque con ácido el último viernes en la ciudad de Milwaukee (Wisconsin-EE.UU.), contó a RPP Noticias detalles del episodio que le tocó padecer y que la policía de ese país investiga como un presunto crimen de odio.  

Villalaz, nacido en Iquitos (Loreto) hace 42 años y residente de Milwaukee desde hace 19, recordó que la noche del viernes 1 de noviembre caminaba para ingresar a un restaurante del vecindario Lincoln Village luego de estacionar su vehículo, cuando un hombre caucásico se acercó a decirle que no debia parquear en el lugar con insultos y expresiones xenofóbicas. 

"Comenzó a insultarme, a decir que regrese a mi país [...] sacó una botella y me preocupé, algo me dijo que algo pasaba", contó. Sin embargo, Villalaz lo ignoró, subió a su carro, se movió hacia más adelante y regreso rumbo al local. 

"El tipo seguía en la esquina y comenzó a hablar tonterías, ahí fue que me enojé y empecé a discutir con él [...] le dije que los indios americanos han tenido más tiempo aquí [...] que todo el mundo ha emigrado", relató. 

La reacción del hombre quedó registrada en un video de seguridad que fue difundido en redes sociales. Sacó una botella que tenía guardada a la altura del pecho y echó su contenido en el rostro de Mahud Villalaz. 

"Corrí al restaurante a lavarme la cara, porque me quemaba bien horrible, el ojo me ardía mucho. Yo sabía que me había echado algún tipo de ácido, porque quemaba y olía a lejía", recordó el ciudadano de origen peruano.

El atacante, Clifton Allen Blackwell, un hombre de 61 años, fue detenido al día siguiente por la policía y permanece bajo custodía.  El diario Journal Sentinel de Milwaukee informó que Blackwell se encuentra internado en la cárcel del condado y se la impuesto una fianza de 20,000 dólares. 

Este miércoles, el detenido apareció en la corte bajo el cargo de lesiones imprudentes de primer grado por crimen de odio. En Winconsin este delito implica ataques por motivos de etnia, religión, color de piel, discapacidad, orientación sexual y origen nacional o ascendencia. La pena máxima llega a 15 años en prisión más de 10 años de supervisión extendida.

Villalaz sufrió quemaduras de segundo grado en el lado izquierdo del rostro y el cuello. Su vista también ha sido afectada. Él tiene el oficio de soldador y también trabaja en construcción. De momento, junto a su familia, cubre todos sus gastos médicos. 

Este miércoles, tras ofrecer una conferencia de prensa agradeció a través de RPP el apoyo que ha recibido. "Mucha gente aquí, americanos de todas las razas que me han dado su soporte, también latinos, de Perú tambien me han escrito mis amigos", dijo. 

¿Qué opinas?