Condenan a policía que violó a tres jóvenes en Argentina

El oficial confesó haber violado a tres jóvenes de 15, 17 y 19 años cuando prestaba servicios en la comisaría de la Mujer y de la Familia en ese país.
Foto: RPP
Juan Carlos Ruiz, sargento de la policía en Argentina, fue condenado a 18 años de prisión por haber abusado sexualmente de tres jóvenes, una de ellas menor de edad, informa la agencia de noticias estatal.

El oficial confesó haber violado a tres jóvenes de 15, 17 y 19 años cuando prestaba servicios en la comisaría de la Mujer y de la Familia en ese país, donde se denuncian los delitos sexuales de esa zona.

Tras la confesión, el tribunal pasó a la etapa de alegatos, en la que el fiscal de juicio, Marcelo Saint Jean, pidió que el imputado sea condenado a 18 años de prisión.

Por su parte, la defensa del acusado solicitó que la pena sea de 8 años de cárcel por considerar que existían atenuantes.

Finalmente, el tribunal dio a conocer su veredicto condenatorio que coincidió con la solicitud de la fiscalía.

Tras conocerse el fallo, Carmen, la madre de la menor de 15 años violada, dijo estar satisfecha con la condena, aunque admitió que le "hubiera gustado que no salga más" de prisión, señala la agencia Telam.

"Espero lo peor, que se seque, que se muera en la cárcel", había dicho esta mañana la mujer a poco de comenzado el juicio.

Ruíz fue condenado por dos ataques sexuales, el primero de ellos contra dos hermanas de 17 y 19 años, quienes fueron interceptadas  el 2 de junio de 2008 por un hombre armado que las obligó a subir a su auto.

El agresor llevó a las jóvenes hasta un descampado donde las violó, tras lo cual las abandonó.

En base a los datos del camino aportados por las víctimas, las pesquisas obtuvieron las filmaciones de las autopistas de ese día y lograron así individualizar el vehículo empleado por el agresor, que pertenecía a su esposa.

Además las hermanas realizaron un identikit de su agresor, luego coincidente con el policía detenido.

La detención de Ruiz se llevó a cabo pocos días después de los ataques, cuando llegaba a la comisaría de la Mujer y la Familia, ubicada en Juncal 46, de la localidad de Martínez, en San Isidro, para cumplir su servicio diario.

Luego, el policía fue denunciado por el abuso sexual en contra de la hija de Carmen, quien días antes había sido violada bajo el mismo modo.