Confirman muerte de 23 personas en incendio de asilo de ancianos

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia confirmó hoy la muerte de 23 personas en el incendio ocurrido el sábado en un asilo de ancianos.

Fuente: Russia TV

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia confirmó hoy la muerte de 23 personas en el incendio ocurrido el sábado en un asilo de ancianos en la república rusa de Komi (norte).

"Murieron 23 personas, supuestamente todas residían en el asilo. El edificio resultó completamente destruido", informó el Ministerio, según la agencia Interfax.

En el momento del incendio en el inmueble se encontraban 27 personas: 26 ancianos y un centinela.

"Tres personas fueron evacuadas", añadió.

Tanto ese Ministerio, como las autoridades locales consideran que la tardanza a la hora de alertar a los bomberos sobre el incendio resultó fatal para los residentes en el geriátrico.

"Los bomberos fueron alertados tarde y cuando llegaron el fuego ya se había propagado por una gran parte del edificio", dijo la fuente del Ministerio a la agencia oficial Itar-Tass.

En mayo de 2007 las autoridades abrieron un expediente al asilo por infringir las medidas de seguridad en lo que se refiere, precisamente, a incendios.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha encargado a la Fiscalía General y al ministerio de Situaciones de Emergencia que investiguen las causas del incendio y que le informen personalmente de los resultados y los culpables del accidente.

El gobernador de Komi, Vladímir Torpolov, declaró hoy tres días de luto debido a la tragedia en la pequeña localidad de Podiolsk, que ha llamado la atención de las autoridades centrales.

En dos incendios ocurridos en 2007 un total de 93 ancianos murieron en residencias de la tercera edad de la regiones de Krasnodar y Tula.

En ambos casos, la negligencia de los empleados de las residencias y la falta de medidas de seguridad también fueron la causa de los siniestros.

Miles de personas mueren en Rusia cada año en incendios causados, en su mayoría, por fallos eléctricos, a lo que suma el gran número de construcciones de madera que existen este país.

 

EFE