Correa califica a la prensa como "poder fáctico" de América Latina

El mandatario ecuatoriano se mostró dispuesto a "jugarse el puesto" para acabar en Ecuador con la prensa "corrupta y mediocre".

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, volvió a criticar a los medios de comunicación como "uno de los poderes fácticos que ha dominado América Latina" y se mostró dispuesto a "jugarse el puesto" para acabar en Ecuador con la prensa "corrupta y mediocre".

Los medios "han estado por encima del bien y del mal y han sido tal vez el poder más fuerte de este país y el más impune", declaró el mandatario en una entrevista con Radio Visión

Afirmó que está "más convencido que nunca" de que es uno de los poderes fácticos de América Latina, concepción que, según él, comparte con "muchos presidentes" de la región.

Correa hizo mención al tratamiento que dan los medios a la información y pese a reconocer que "por supuesto que existen periodistas honestos, competentes y medios de comunicación serios", afirmó que "el promedio de la prensa ecuatoriana es tremendamente mediocre".

Declaraciones como las de hoy son frecuentes en el discurso del mandatario, lo que supone, para la prensa local "ataques" a la libertad de expresión, polémica que se acentuó después de que el Consejo Nacional de Radio y Televisión (Conartel) abriera varios expedientes administrativos contra una serie de medios informativos.

El caso más señalado es el que atañe al canal Teleamazonas, opositor al Gobierno, al que se le procesó por "difundir información basada en supuestos que pueden provocar conmoción social".

Según Correa, mucha de la prensa ecuatoriana "no para de mentir" además de no tener "autocrítica", "autorregulación" o "capacidad de análisis", aspectos que "ponen en peligro la paz de la sociedad".

El presidente atacó a varios periódicos locales que han difundido información relacionada con supuestos contratos que su hermano habría acordado con el sector público y declaró que "la prensa siempre hace sonar los ríos y casi nunca es cierto".

"No es cierto lo que ustedes manifiestan de que somos intolerantes frente a la prensa. Somos intolerantes frente a las mentiras", apostilló.

Apuntó a que su cadena radial de todos los sábados es la respuesta que da el presidente a "toda clase de calumnias y opiniones absurdas" que difunden los medios de lunes a viernes.

"Aquí se confunde opinión con descaradas mentiras, infamias y barbaridades y el sábado es mi oportunidad para aclarar las cosas", concluyó.

EFE