Dimite ministro de Interior y general del Ejército de Libia

Abdul Fatah Yunis renunció al cargo e instó a las fuerzas armadas a unirse al pueblo y responder a sus legítimas demandas, según cadena Al Yazira.

El ministro de Interior libio y general del Ejército, Abdul Fatah Yunis, anunció hoy su dimisión e instó a las fuerzas armadas a unirse al pueblo en su lucha por sus legítimas demandas, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

En un comunicado que leyó en una grabación difundida por el canal qatarí, con uniforme y sentado en la mesa de lo que parece ser su despacho, el ministro dijo que se une a "la revolución del 17 de febrero".

"El bombardeo contra la población civil es lo que me ha hecho unirme a la revolución, nunca imaginé que íbamos a llegar a disparar contra la gente".

Yunis aseguró además que la Libia del líder, Muamar el Gadafi, "se ha desmoronado" y que el régimen ha "traicionado a la revolución".

"Expreso mi fe en las demandas del pueblo y en su legitimidad", dijo el general y subrayó que "las Fuerzas Armadas deben estar al servicio de la gente".

Yunis era uno de los más estrechos colaboradores de Gadafi y formaba parte del movimiento de los entonces coroneles que, junto a él, llevaron a cabo un golpe de Estado para acceder al poder en 1969.

Su dimisión se produce después de que Gadafi afirmara hoy en la televisión libia que no abandonará el poder y que está "dispuesto a morir en Libia" y a combatir a "las ratas que crean los disturbios" hasta la "última gota" de su sangre.

En una intervención desafiante desde las ruinas de una de sus casas en Trípoli bombardeada por Estados Unidos en 1986 y convertida ahora en una especie de museo que el régimen denomina "Casa de la Resistencia", Gadafi instó, a los libios que "le amen", a hacer frente a partir de esta noche a los manifestantes.

"Hay que restituir las armas robadas inmediatamente, liberar a los elementos de las fuerzas de seguridad secuestrados", dijo el líder libio y, en caso contrario, advirtió que anunciarán "un movimiento para limpiar Libia, casa por casa", que conducirá él mismo.

"Para ese movimiento me apoyaré en millones de habitantes del desierto libio", amenazó Gadafi, que calificó a los manifestantes de "grupos de gente drogada, que atacan como las ratas las comisarías y los cuarteles".

EFE