EEUU deportó casi 130.000 criminales extranjeros en 2009

La mayoría de deportados durante el año fiscal 2009, que va del 1 de octubre de 2008 al 31 de septiembre de 2009, fueron mexicanos (72%), seguidos de guatemaltecos (7%) y hondureños (7%), informaron.
Un total de 128.000 criminales extranjeros fueron deportados de Estados Unidos durante el año fiscal 2009, mientras la cifra total de extranjeros deportados ascendió a 393.000, informó este miércoles el Departamento de Seguridad Interna (DHS) estadounidense.

Un total de "393.000 extranjeros fueron deportados de Estados Unidos, un record por la séptima vez consecutiva", informó el reporte que señaló que 128.000 eran criminales, acusados mayoritariamente de "narcotráfico y de infracciones de tránsito e inmigración".

La mayoría de deportados durante el año fiscal 2009, que va del 1 de octubre de 2008 al 31 de septiembre de 2009, fueron mexicanos (72%), seguidos de guatemaltecos (7%) y hondureños (7%), según el DHS.

Un 31% de los deportados ya lo habían sido anteriormente.

Además, el DHS reportó 613.000 detenciones de extranjeros, de los cuales 86% eran mexicanos.

Esos inmigrantes ilegales fueron detenidos en su inmensa mayoría en la frontera sur, y abandonaron voluntariamente el territorio estadounidense sin necesidad de pasar ante la justicia.

La agencia de Aduanas e Inmigración estadounidense (ICE) detuvo a 383.000 extranjeros, mientras que la Patrulla Fronteriza (CBP) efectuó 23% menos de aprehensiones que el año pasado, unos 540.000 indocumentados.

La comunidad hispana y diversas organizaciones no gubernamentales han denunciado el aumento de las deportaciones, que separan familias, y han pedido al gobierno de Barack Obama detenerlas hasta tanto haya una reforma del sistema migratorio.

El gobierno prometió una reforma migratoria integral que resuelva la situación de unos 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, la mayoría de ellos hispanos.

Pero el debate sobre la inmigración ilegal se encuentra estancado en Estados Unidos ante una fuerte oposición conservadora.

En Arizona (suroeste) entró en vigor el pasado 29 de julio una nueva ley contra la inmigración ilegal, aunque una jueza bloqueó partes polémicas que obligaban a la policía a verificar el estatus migratorio de las personas.

El área donde se producen más detenciones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos es precisamente Tucson (Arizona), con un 45% del total.

AFP