Manifestantes en apoyo a María afuera del consulado de Uruguay en Barcelona | Fuente: AFP | Fotógrafo: LLUIS GENE

Desde hace seis días, el consulado de Uruguay en Barcelona es la residencia improvisada de María y su hija de siete años, protagonistas de una controvertida disputa por la custodia legal de la menor que generó indignación en su país. Ambas llegaron el último viernes al consulado donde una jueza había fijado la entrega de la niña a su padre, a quien la madre uruguaya había demandado por abuso sexual. Pero el cónsul se negó a jugar el papel intermediario otorgado por la magistrada, que aplazó la ejecución inicialmente hasta el miércoles o hasta que la mujer y la niña salgan de la sede diplomática.

Desde entonces, María -cuyo apellido no salió a la luz pública- y la niña viven en esta oficina en la bulliciosa avenida Diagonal de Barcelona, custodiada por la policía que tiene órdenes judiciales de entregar la menor a su progenitor tan pronto como abandone esas dependencias. Es el último capítulo del conocido como "caso María", que comenzó en 2016 con una denuncia de la mujer contra el padre cuando tuvo sospechas de que la niña había sufrido abusos sexuales.

El caso

La demanda quedó archivada por la justicia española y, tras una denuncia por sustracción del progenitor porque la madre y la hija se habían quedado en Uruguay, fueron obligadas a volver a España donde comenzó un proceso por su tenencia legal. La jueza del caso en Vielha, un pueblo en la cordillera de los Pirineos donde vive todavía el progenitor, retiró a finales de septiembre la custodia a la madre, obligándola a entregar la niña el 4 de octubre al padre a través del consulado.

Este punto indignó al gobierno uruguayo que, en un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores, reprochó a la jueza desconocer "la inviolabilidad de los locales consulares" al disponer que asuma la "ejecución de una sentencia judicial". La entrega quedó pospuesta al miércoles y, a instancias de la fiscalía, la jueza decretó que la ejecute la policía, haciéndose cargo de la menor cuando abandone el consulado, señaló este lunes una portavoz judicial. Sin embargo, la misma Justicia española dijo el martes que ya no había “fecha concreta” para la entrega y el miércoles, el canciller de Uruguay dijo que buscan una “solución intermedia”.

“Vamos a luchar”

"Vamos a luchar para evitarlo", dijo a la agencia AFP la abogada de la madre, Ester García, sin precisar si su clienta abandonará el consulado.  Según ella, la niña "entró en pánico" cuando supo la decisión judicial. "Tiene siete años, hace tres que no ve al padre. Apenas lo conoce", aseguró la letrada, que puso en duda la neutralidad del proceso. "El juzgado de Vielha ha ido a por María desde el primer momento", afirmó señalando, entre otros ejemplos, que la magistrada no aceptó las pruebas practicadas en Uruguay de los presuntos abusos sexuales.

Ciudadanos uruguayos afuera del consulado donde está María y su hija. Atrás se puede leer la dirección de la sede diplomática: avenida Diaognal 453. | Fuente: AFP

En su fallo, la jueza aseguró que la madre creó una "situación nociva" para la menor y la describió como una persona con "personalidad paranoide", que "interfiere en el vínculo con el padre". Los abogados del progenitor exigieron en un comunicado "el cumplimiento inmediato de la resolución" y acusaron a la madre de "utilizar a la menor como rehén". Además, reprochó el papel del cónsul uruguayo "inmiscuyéndose con ello en la ejecución de una sentencia española de obligado cumplimiento".

Solidaridad en Uruguay

El caso generó una ola de solidaridad en Uruguay, donde proliferan los mensajes en redes sociales con la etiqueta #MaríaNoSeVa y numerosas organizaciones feministas manifestaron su repudio al fallo judicial español. La Intersocial Feminista, el principal colectivo feminista del país, expresó su "profunda indignación y preocupación sobre la sentencia" y cuestionó que hayan sido "descartadas las pericias uruguayas (que contenían la prueba del delito) por no ser españolas".

Andrea Tuana, de la oenegé El Paso, que apoya a mujeres víctimas de violencia de género en Uruguay, dijo este lunes a la angencia AFP que varias organizaciones sociales enviaron una misiva a la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer de Naciones Unidas, Dubravka Simonovic, solicitando su intervención para suspender la medida. "El miércoles (...) se va a someter a la niña a una forma de tortura porque el arrancamiento que se tiene previsto es una forma de trato cruel y degradante", afirmó Tuana.

En Barcelona, medio centenar de personas, en su mayoría uruguayas, se concentraron este lunes frente al consulado, luciendo una bandera uruguaya y pancartas con los mensajes "María, no estás sola" o "La justicia patricarcal defiende abusadores". Entre ellos estaba Pedro Zaragüeta, presidente de la Casa Uruguay en la ciudad, tras visitar el domingo a la niña y su madre. "Tienen habilitado un espacio amplio, donde pueden moverse y la niña puede jugar. Están bien pero esperamos que todo se resuelva adecuadamente", dijo.

Si bien inicialmente evitaron referirse al tema, el Gobierno de Uruguay tomó este miércoles una postura intermedia. "Aspiraríamos, por el bien de la niña por sobre todas las cosas, a que hubiera una solución intermedia, como se han dado tantos casos en el mundo cuando hay un diferendo grande entre padre y madre", dijo el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, quien añadió que "tal vez una solución intermedia sería que [la niña] quedara con los abuelos". El ministro de Exteriores fue tajante: "Nosotros no las vamos a echar" del consulado,  que sigue vigilado por policías a la espera de ejecutar el requisitorio judicial. (Con información de AFP)

Sepa más:
¿Qué opinas?