Hallan a niño francés secuestrado durante años y maltratado por padres

El niño, a quien el padre le pegaba diariamente, permaneció varios años encerrado en una pequeña habitación con cerrojo en el exterior.

Un niño de siete años permaneció varios años encerrado en una habitación de su casa, secuestrado y maltratado por sus padres, que fueron arrestados y encarcelados el jueves en Millau, un pueblo del sur de Francia.

El niño, a quien el padre le pegaba diariamente, permaneció varios años encerrado en una pequeña habitación con cerrojo en el exterior y con los postigos de las ventanas cerrados, en una casa de un barrio residencial del centro de Millau, que tiene 20.000 habitantes.

El niño, que sólo tenía en la habitación una cama con un colchón lleno de orina, "vivía en condiciones peores que las de un calabozo, y además desde hace varios años", declaró a la AFP el fiscal de Millau, Patrick Desjardins.

"La indigencia total de ese pequeño alcanzaba un punto extremadamente raro y grave", agregó.

Sus padres, un albañil de 42 años y un ama de casa de 35, reconocieron los hechos, explicando a la policía que encerraron a su hijo porque era "difícil".

El padre admitió que le pegaba; la madre asistía a los golpes.

Ambos fueron inculpados y encarcelados por "privación de cuidados", "abandono moral o material de un menor" y "no respeto de la obligación escolar".

El padre también fue acusado además de "violencia frecuente contra un menor de 15 años" y la madre de no haber impedido ese delito.

El niño había sido registrado cuando nació pero nunca fue escolarizado. Los servicios sociales empezaron a interesarse en la pareja cuando nació su segundo hijo, otro niño, en octubre de 2007.

La justicia recibió una notificación en agosto de 2008.

Una serie de investigaciones y la negativa de los padres a personarse cuando se les convocó, llevaron a la policía a presentarse en el domicilio de la pareja el martes.

Los agentes descubrieron allí un "niño muy debilitado físicamente, manifiestamente inteligente pero sin ninguna educación", según el fiscal.

Ambos niños fueron llevados a una familia de acogida.

Al pequeño maltratado se le están realizando pruebas médicas; su hermano de 17 meses no parece haber sufrido maltrato, según los primeros elementos de la investigación.

Los vecinos se enteraron del arresto con estupor y expresaron su sorpresa.

"Era un niño que veíamos de vez en cuando. No se estaba quieto pero nada hacía pensar que era maltratado", dijo Charles, un vecino de la pareja.

"Era un pequeño hiperactivo. A veces lo oía gritar, sobre todo en verano, cuando sus padres cenaban fuera, pero de ahí a imaginar un drama semejante...", recordó otra vecina que pidió el anonimato. AFP