Irán construirá dos plantas de enriquecimiento de uranio en las montañas

La instalación de Natanz, la única que hay actualmente en Irán, puede contener hasta 50.000 centrifugadoras.
Foto EFE
Irán anunció este lunes su intención de iniciar en marzo la construcción de dos nuevas plantas de enriquecimiento de uranio, que disimulará en zonas montañosas ante el riesgo de ataques aéreos.

El anuncio del jefe de la Organización Iraní de Energía Atómica, Ali Akbar Salehi, fue realizado poco después de que el comandante de las fuerzas norteamericanas en Irak y Afganistán, el general David Petraeus, dijera que Estados Unidos aplicará de ahora en adelante la "vía de la presión" para evitar que Irán prosiga su acelerado programa nuclear.

"Inshalá (Si Dios lo quiere), es posible que comencemos el próximo año iraní la construcción de dos plantas de enriquecimiento, por orden del presidente" Mahmud Ahmadinejad, declaró Salehi.

"Cada una de estas dos plantas tendrá la misma capacidad (...) que la planta de enriquecimiento de Natanz", afirmó.

La instalación de Natanz, la única que hay actualmente en Irán, puede contener hasta 50.000 centrifugadoras.

"Contemplamos utilizar nuevas centrifugadoras en estas dos plantas", añadió Salehi, precisando que "las nuevas plantas estarán construidas en el corazón de las montañas", para ser "protegidas contra cualquier ataque".

En noviembre pasado, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, anunció que su país construiría diez nuevas plantas de enriquecimiento de uranio, después de que las grandes potencias protestaron enérgicamente por la construcción de una segunda planta de enriquecimiento iraní, cerca de la ciudad sagrada chiita de Qom.

De acuerdo con el último informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Irán instaló en Natanz 8.610 centrifugadoras, 3.772 de las cuales están enriqueciendo uranio bajo su supervisión.

En el frente diplomático, las naciones europeas reunidas en Bruselas parecían divididas el lunes sobre la cuestión de incrementar las sanciones contra Irán.

"Lamentablemente, todas las acciones de la parte iraní desde hace semanas confirman que debemos impulsar (más) sanciones", afirmó el ministro francés de Asuntos Europeos, Pierre Lellouche.

Sin embargo, varios de sus homólogos europeos dijeron que no se habían agotado las vías diplomáticas e insistieron en la necesidad de una decisión del Consejo de Seguridad.

El domingo, Petraeus afirmó que Estados Unidos, que junto con su aliado Israel no ha descartado ataques militares contra las instalaciones nucleares iraníes, aumentaría la presión sobre la República Islámica.

Las grandes potencias sospechan que Irán está enriqueciendo uranio para fabricar armas nucleares, una acusación que la República Islámica desmiente.

El uranio enriquecido puede ser utilizado como combustible en los reactores nucleares o de una forma altamente refinada para producir el núcleo fisible de una bomba atómica.

El anuncio de Salehi seguramente aumentará la tensión con las potencias occidentales, que han incrementado sus esfuerzos para lanzar una cuarta ronda de sanciones contra la República Islámica por continuar su programa nuclear.

Irán descarta desencadenar una guerra, pero responderá "con brutalidad" a cualquier ataque, afirmó el vicecanciller iraní Ali Ahani, en una entrevista publicada este lunes por el diario croata Vecernji List.

"Por supuesto que Irán no comenzará una guerra. Pero si somos atacados, responderemos con brutalidad", dijo Ahani, sin mencionar explícitamente a Israel.

Irán está enfrentado a las grandes potencias por no aceptar un acuerdo elaborado por la AIEA que suministraría combustible nuclear para el reactor de investigación de Teherán a cambio de la transferencia del grueso de su uranio débilmente enriquecido.

Sin embargo, el portavoz de la cancillería iraní, Ramin Mehmanparast, indicó el lunes que Irán estaba adoptando un enfoque a dos bandas: aumentar el nivel de enriquecimiento, así como mostrar una disposición para aceptar el acuerdo de combustible de la AIEA.

AFP