La Paz suspende todos sus festejos de Carnaval por derrumbes

Alcalde de esa ciudad visitó barrios donde se produjo el mayor deslizamiento de tierra y anunció que los festejos que iban a comenzar el sábado se aplazarán un mes.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, suspendió hoy por completo las celebraciones del Carnaval debido a los daños causados por derrumbes y lluvias en 1.500 propiedades, casi el doble de lo inicialmente reportado por las autoridades hace cuatro días.

Revilla visitó los barrios de La Paz donde se produjo el mayor deslizamiento de tierra y anunció que los festejos que iban a comenzar el sábado se aplazarán un mes porque el municipio se concentrará en atender a las 6.000 personas afectadas en el lugar.

El Gobierno nacional también anunció el martes que suspendía las acostumbradas celebraciones de Carnaval en instituciones públicas, en las que solía participar activamente el presidente Evo Morales.

Los derrumbes que comenzaron la noche del sábado por copiosas lluvias han afectado hasta ahora 1.700 casas y parcelas en al menos 140 hectáreas, pero no ha causado fallecidos, pero sí "cuantiosas pérdidas económicas", dijo en rueda de prensa Revilla.

"Tras un cálculo inicial aproximado, podemos afirmar que la ciudad ha perdido al menos 50 millones de dólares en términos de infraestructura privada y pública", sostuvo.

Agregó que los deslizamientos cesaron el martes y que los trabajos de estabilización de suelos están sujetos a la intensidad de las lluvias en los próximos días.

Las autoridades nacionales y municipales organizaron una campaña solidaria con los damnificados de La Paz y hasta el momento recolectaron 18 toneladas de alimentos, mantas, medicinas y ropa, entre otros.

En todo el país la temporada de lluvias ha causado la muerte de unas 70 personas en lo que va del año, además de más de 50.000 personas damnificadas, igual a 13.000 familias.

En el sector dañado de La Paz se han instalado quince campamentos donde de momento hay 2.800 personas que están recibiendo toneladas de donaciones de alimentos y enseres porque se prevé que vivan allá varios meses, antes de que tengan nuevas viviendas.

Morales prometió casas nuevas para los miles de damnificados que posiblemente sean construidas en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, porque en ésta ya no existen terrenos disponibles para nuevas urbanizaciones.

EFE