Médico EEUU que ayuda en Haití: ´Soy muy viejo para llorar´

El neurocirujano Barth Green expresó: ´Nunca se me habían escapado de las manos tantos pacientes en cuestión de minutos. Nunca he visto tanta amputación de miembros del cuerpo´.

El neurocirujano Barth Green, quien se encuentra en Haití en labores médicas de socorro a los heridos por el terremoto que asoló al país el pasado martes, aseguró hoy a través de un mensaje de texto que se siente "muy viejo para llorar" ante la impotencia por la magnitud de la tragedia.

Green, fundador de "The Miami Project" de la Universidad de Miami (EE.UU.) para la cura de la parálisis, envió a Lilian Stransky, directora de la fundación Step by Step, un mensaje en el que decía: "Nunca se me habían escapado de las manos tantos pacientes en cuestión de minutos. Nunca he visto tanta amputación de miembros del cuerpo".

Stransky señaló a Efe que en los próximos días partirá para Haití un avión cargado de material médicoquirúrgico compuesto de 9.300 catéteres, mascarillas, suero, guantes, etcétera, para el equipo del neurocirujano.

La directora de Step by Step explicó que, dado el "caos" en que se encuentra Haití y el desplome de los hospitales, el equipo de Green se ve obligado a operar en el mismo aeropuerto de la capital, Puerto Príncipe.

Agregó que una de las prioridades en estos momentos es el reclutamiento de enfermeras cualificadas que hablen inglés y creole, ya que se registran muchos problemas de comunicación con la población haitiana.

Para Mark Young, de Salvation Army, el gran escollo actual es la gran dificultad que entraña hacer llegar el material humanitario a las zonas más afectadas.

"Trasladar el material es muy difícil, el aeropuerto está dañado y la red vial también", se lamentó Young, quien precisó que la organización tiene seis miembros en la isla y ha enviado dos aviones con artículos de primera necesidad.

Por otro lado, el hospital Jackson Memorial de Miami sigue recibiendo heridos por el terremoto de 7 grados en la escala de Richter y que, según la Cruz Rojahaitiana, podría haber causado de 45.000 a 50.000 muertos.

Al primer grupo de once heridos, algunos de ellos estadounidenses, que fue trasladado el pasado miércoles al Jackson Memorial se ha sumado otro de nueve, algunos en condiciones graves.

Sandra Siedler, relaciones públicas del hospital, comentó que estaban intentando organizar un centro médico en la isla con red de comunicaciones y computadoras que permitan a los médicos del departamento de Traumatología del Jackson Memorial observar el estado de los pacientes.

La Guardia Costera de EE.UU. indicó, por su parte, que continúan las labores de evacuación de estadounidenses.

"Un total de 238 ciudadanos estadounidenses han sido ya trasladados a Santo Domingo" y nueve funcionarios heridos de la ONU se encuentran ingresados en un hospital de Guantánamo (Cuba), señaló Marilyn Fajardo, portavoz de los guardacostas.

Por otro lado, no se tienen noticias de la desaparición de cuatro estudiantes y dos profesores de la Universidad Lynn de Boca Ratón, al norte de Miami, que viajaron a la isla caribeña junto con otros compañeros de facultad.

El grupo de doce estudiantes viajó a la isla por razones humanitarias con la organización sin fines de lucro Food for the Poor.

La universidad comunicó que cuenta con los servicios de un contratista privado en Haití para llevar a cabo las labores de búsqueda de los desaparecidos. Un segundo equipo de rescate se unirá al contratista hoy mismo.

EFE