México rechaza en la ONU la nueva ley de EEUU contra los migrantes

"Estas medidas cuestionan y ponen en peligro la universalidad de los derechos humanos", argumentan diplomáticos mexicanos.
Foto EFE
México rechazó, con el respaldo de otros paises latinoamericanos, la nueva ley promulgada en Arizona (sur de Estados Unidos) que perjudicaría a los migrantes, en una intervención pronunciada este martes ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

"Vemos con suma preocupación que algunos Estados han adoptado legislación mediante la cual se convierte en un delito el simple hecho de no portar papeles, como la reciente ley 1070 aprobada en Arizona, Estados Unidos", manifestó el delegado de México, en un debate público en este Consejo con el Relator de la ONU en la materia, Jorge Bustamante.

"Estas medidas cuestionan y ponen en peligro la universalidad de los derechos humanos, ya que condicionan derechos fundamentales como la libertad, la integridad física y el debido proceso a la condición migratoria", argumentó el embajador mexicano Arturo Hernández Basave.

Guatemala se sumó a la crítica que ha despertado la nueva ley aprobada en Estados Unidos, aclarando que si bien "respeta el derecho soberano que tienen los Estados de decidir, establecer y aplicar sus propias normas bajo las cuales sus comunidades se verán regidas, consideramos que éstas deben respetar los derechos que son inherentes a todo ser humano".

Cuba aseguró que esa ley "ha escandalizado al mundo", y Nicaragua hizo un llamado para que los países "se abstengan de crear leyes tendentes a criminalizar a los extranjeros en situación migratoria irregular".

Refiriéndose siempre a la mentada ley, Perú estimó que los Estados deben "eliminar" tales "disposiciones".

Estados Unidos respondió diciendo "estar muy comprometido con la protección de los derechos humanos de todas las personas".

Sin embargo precisó reconocer "el derecho soberano de todos los Estados para controlar la admisión a sus territorios (de migrantes) y para regular los procedimientos de admisión y expulsión de nacionales extranjeros".

El relator Jorge Bustamente, de origen mexicano, que finalizaba su mandato con este debate, manifestó a título personal a AFP, su "repulsa a la Ley de Arizona porque es violatoria de la propia Constitución de los Estados Unidos que prohíbe a las autoridades estatales meterse en asuntos de migración".

Según Bustamante, esa repulsa también se debe a que la ley "permite a los policías hacer arrestos sobre la base de percepciones subjetivas, apriorísticas, de que una persona puede ser juzgada como indocumentada simplemente como se ve, por las apariencias, y eso está también prohibido por ley en Estados Unidos".

"Esto conduce a una discriminación que es racista porque da lugar a que sea el color de la piel como lo más importante para la sospecha que una persona es un inmigrante indocumentado, porque la percepción injustificada es que todos los indocumentados vienen de México y todo el que luzca como mexicano por el color de la piel  es sujeto de arresto, detención y expulsión", afirmó Bustamante.

Según el relator, ello es "violatorio de los principios más elementales que consagra la Declaración Universal de Derechos Humanos".
AFP