Moscú apenas respira este sábado invadido por un humo sofocante

Varias personas llevaban mascarillas sanitarias, cuyas ventas estallaron en los últimos días. Olor a quemado era tan fuerte y el humo irritaba los ojos. Visibilidad estaba reducida a 100 metros.
La capital rusa apenas respiraba este sábado por la mañana, invadida por un humo sofocante proveniente de dos bosques y turbales, mientras que la temperatura podría alcanzar este sábado los 40 grados Celsius.

A las 07H00 locales (03H00 GMT) los pocos transeúntes en las calles apuraban el paso hacia el metro que también estaba invadido por el humo.

"Por la canícula y el humo, Moscú se transformó en un volcán infernal que vomita toneladas de sustancias peligrosas sobre la gente", escribió en tono de alarma el periódico popular Tvoi Den.

El viernes, la concentración de óxido de carbono era superior a cuatro veces los niveles de alerta, según el observatorio local de la calidad del aire.

El sábado por la mañana el olor a quemado era tan fuerte como la víspera y el humo irritaba los ojos.

La visibilidad en el centro de Moscú estaba reducida a 100 metros, según la agencia Interfax.

Los aeropuertos de Cheremetievo y de Domodedovo funcionaban normalmente, mientras que algunos vuelos que debían partir del aeropuerto de Vnoukovo fueron atrasados, según las páginas internet de los respectivos aeropuertos.

El verano 2010 debe batir todos los récord de calor en Moscú desde que se comenzaron a registrar las temperaturas hace 130 años, según los servicios meteorológicos.

Un máximo histórico se alcanzó la semana pasada al registrarse en la capital 38,2 grados Celsius.

Decenas de miles de bomberos, militares y socorristas continuaban sus combates con los incendios forestales que arden sobre miles de hectáreas en a parte occidental del país, y que hasta la fecha dejaron 52 muertos.

AFP